21 de septiembre de 2020 00:00

Juana Neira: ‘Plan del Libro tiene lo justo para sobrevivir’

Entrevista a Juana Neira, gerenta del Plan Nacional del Libro. Foto: Archivo EL COMERCIO

Entrevista a Juana Neira, gerenta del Plan Nacional del Libro. Foto: Archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Gabriel Flores
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Juana Neira nació en Cuenca en 1963. Es escritora de literatura infantil. Fue presidenta de Girándula. Actualmente, es la gerenta del Plan Nacional del Libro y la Lectura.

Antes de que asuma el cargo se anunció la firma de un convenio con el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), para un rediseño del Plan Nacional del Libro. ¿El documento finalmente se firmó?

Sí, efectivamente se firmó el documento con el Cerlalc para el rediseño del Plan. El trabajo que se realizará con esta institución estará enfocado en darle un giro al fomento a la lectura en el país, en capacitaciones en temas de propiedad intelectual y en armar un catastro nacional sobre la situación de las bibliotecas, para saber cuántas realmente existen y qué fondos tienen. También se va a trabajar para fortalecer el sistema de bibliotecas públicas a través de redes.

El Plan Nacional del Libro se creó con la meta de incentivar la lectura en el país, ¿en qué medida se ha cumplido este objetivo?

En relación con la promoción de la lectura, uno de los proyectos más importantes ha sido el de los Tambos de Lectura. A la fecha tenemos 22 tambos activos en varias provincias. Esta es una iniciativa que se logró concretar a través de un convenio con la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Tecnología (OEI). Hay que destacar el trabajo que se ha realizado en las ferias regionales y en la feria binacional con Colombia. Ha existido el apoyo a iniciativas como la Maratón del Cuento.

Otro de los objetivos del Plan era fortalecer el sector editorial, ¿qué se ha hecho en este campo?

Ese es un objetivo en el que todavía está todo por hacerse. Se ha hecho algo en las ferias del libro y en otros proyectos en los que se han incluido, sobre todo, a las editoriales independientes. Actualmente, el panorama en el sector no es alentador, porque no se están vendiendo textos escolares como antes. El texto escolar, además de mover al sector, era una invitación para que los niños y jóvenes estén en contacto con el libro impreso.

El ministro Velasco dijo que una de las razones principales para que no se haya cumplido con los objetivos del Planes porque se enfocó en la organización de la Feria Internacional del Libro de Quito, ¿es así?

La FIL de Quito tiene que convertirse en una institución autónoma del Ministerio y del Plan. No estoy diciendo nada nuevo, porque así funcionan las ferias de libros en la mayoría de países. El rol del Plan debería ser el de apoyar y colaborar con la feria y no abarcar toda su organización. Para que eso suceda, debe existir un aporte de la empresa privada.

¿Este año, el Plan del Libro va a organizar la FIL de Quito?

Este año el Plan va a organizar una feria digital, con algunos componentes semipresenciales, que se realizarán en la Biblioteca Nacional Eugenio Espejo. Vamos a tener 10 invitados internacionales y 50 nacionales. Se va a celebrar este evento porque hay una necesidad del mundo editorial. Se ha acercado la gente de la Cámara Ecuatoriana del Libro y de las editoriales independientes y realmente están angustiados por la situación que ha provocado la pandemia en el sector. Es algo de lo que no se habla, pero en el país se están cerrando editoriales, librerías e imprentas. Tentativamente, la feria se va a celebrar desde el 23 de noviembre y se va a extender durante seis días. En este momento estamos buscando un curador y una plataforma.

¿Hay presupuesto para organizar esta feria?

Soy categórica y enfática al decir que en este momento el Plan Nacional del Libro y la Lectura no tiene recursos, por los recortes que se han hecho. La feria la vamos a organizar con un monto mínimo de nuestro presupuesto, el resto vendrá gracias a un convenio con la OEI.

Acaba de señalar que el Plan no tiene recursos, ¿cuál es el presupuesto con el que cuenta el plan en la actualidad?

El presupuesto del Plan está reducido a su mínima expresión. Ha existido un recorte de personal importante, actualmente solo trabajamos siete personas. Tenemos lo justo para sobrevivir, lo cual es preocupante. Para que las cosas cambien, la lectura tiene que convertirse en parte de una política pública real y constante. El libro y la lectura tendrían que estar dentro de la canasta básica de todas las familias.

¿Qué va a pasar con la encuesta de hábitos lectores que estaba planificada para este año?

No se pudo cumplir la fecha que estaba planificada para realizar la encuesta, a causa de la pandemia, pero en octubre vamos a comenzar con ese trabajo. Se entrevistará a 15 492 familias, de 23 provincias del país. La visita a cada familia va a durar un poco más de una hora. Durante ese tiempo se harán preguntas vinculadas a los hábitos de lectura, pero también a los que están relacionados al consumo cultural. Va a ser una de las mediciones más grandes que se han hecho en la región.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)