EE.UU. busca una botella de whisky de USD 5 800 que …
Las características de la vacuna CanSino que llegaro…
La mamá y el padrastro de un niño de 4 años son llam…
Ecuador acumula 490 356 casos de covid-19; 859 se re…
Acnur y OIT firmaron un acuerdo para la integración …
Trump dice que si la selección femenina de fútbol hu…
Argentina comienza a ofrecer combinación de vacunas …
La tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 se …

Jóvenes apuestan al cine sin fronteras

El sector de los rieles, en Chimbacalle, es una de las locaciones escogidas para filmar el largometraje.Foto. Cortesía de Nómada Cine Comunitario. 

Después de dos meses de talleres virtuales, un grupo de jóvenes de Ecuador, Colombia y Venezuela se encontraron en persona en el primer día de rodaje de ‘Amarillo, azul y rojo’. Se trata de un largometraje que forma parte de Nómada Cine Comunitario.

Este proyecto, que cuenta con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Ecuador, busca generar espacios de integración entre personas en situación de movilidad humana y la comunidad de acogida a partir del cine.

En un viernes de rodaje, el ajetreo y el bullicio que proviene de una de las casas en la calle Diógenes Paredes, en el sector de La Kennedy, al norte de Quito, llama la atención de los pocos conductores y transeúntes que circulan por la zona. La casa de dos plantas es un pandemónium, con gente que va y viene, con cinta adhesiva, telas, pintura, lámparas, cámaras, cables.

En el patio, un grupo de jóvenes conversa animadamente, otros mantienen fija la vista en sus celulares, mientras los actores que estarán en la siguiente escena son llamados para pruebas de vestuario.

Rubén Jurado es un cineasta ecuatoriano con 15 años de trayectoria, pero para los jóvenes que son parte del proyecto Nómada es ‘El Profe’. Junto con un grupo de profesionales del audiovisual conforma el equipo que, desde finales del año pasado, se ha dedicado a capacitar a personas entre 15 y 30 años en temas como dirección, actuación, guion y producción cinematográfica.

La segunda edición de Nómada Cine Comunitario se inició con 120 estudiantes en Quito, Guayaquil y Cuenca, entre los que hubo un 70% de participantes en situación de movilidad. La película, que se grabará en 10 días, estará estructurada por tres historias que se filmarán en cada una de las tres ciudades, y que tendrá la movilidad humana como eje transversal.

Alrededor de 60 jóvenes completaron el proceso de capacitación y pasaron a formar del elenco y equipo de producción. Según sus aptitudes, se dividieron tareas bajo la guía de Emilia Patiño en la asistencia de dirección, Daniel Andrade en fotografía, Sebastián Iturralde en arte, Mauricio Proaño en sonido, Mónica Mancero en actuación, Verónica Olivo en producción y Jurado en la dirección.

En una habitación decorada como el ‘backstage’ de un escenario de conciertos, ‘El Profe’ ensaya la escena con Leonardo Mendieta, José Gelves y Fernanda Góngora, quienes interpretan a tres músicos que están por salir a escena.

Por diversas circunstancias, los tres jóvenes llegaron desde Venezuela y Colombia. Ninguno se imaginó que actuaría en su primer largometraje en Ecuador. Y allí están, con los diálogos aprendidos y las ganas de hacer su mejor trabajo frente a la cámara.

El proyecto no solo los ha sacado de un largo confinamiento, también les ha dado la oportunidad de convivir y compartir sus experiencias y cultura con otros jóvenes, lo que les ha hecho conocerse mejor a sí mismos. Jurado cree firmemente que el cine no solamente es entretenimiento, sino una herramienta de educación y ­transformación social.