5 de diciembre de 2020 00:00

La impresión 3D es la nueva camarada de la moda en Ecuador

La capellada se hizo con corte láser para tener un modelo uniforme en todo el tejido utilizado

La capellada se hizo con corte láser para tener un modelo uniforme en todo el tejido utilizado. Foto: Cortesía Felipe Fiallo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 1
Ana Cristina Alvarado
Redactora (I) 
aalvarado@elcomercio.com

La impresión 3D es una técnica que se usa en cada vez más industrias, pues permite crear objetos de diferentes materiales y tamaños en pequeños laboratorios o en casa.

Los diseñadores ecuatorianos Cristina Amador, Ninoska Merchán y Felipe Fiallo aprovechan esta tecnología para optimizar sus procesos o hacer propuestas vanguardistas.

La diseñadora de joyas guayaquileña Cristina Amador usa la impresión 3D desde hace dos años. Crea prototipos para que el cliente conozca la propuesta de su pedido en un material de bajo costo y hace moldes para piezas pequeñas o complejas.

“Cuando iba a nacer mi segundo hijo, no tenía mucho tiempo para entrar al taller, así que empecé a diseñar y un joyero hacía la mano de obra”, narra Amador. “Surgió el problema que yo le explicaba una cosa al joyero y él entendía otra. Entonces pensé en retomar el diseño 3D”, agrega.

La creativa modela las figuras en tres dimensiones en la pantalla y después imprime el archivo en una resina para obtener un molde o prototipo.

Las piezas pequeñas, como medallas, talismanes, anillos y aretes, pueden fabricarse de esta forma. Las joyas con diseños intrincados también se crean con este método.

Ninoska Merchán es una joven diseñadora lojana que está enfocada en el uso de tecnologías y biomateriales. Este año se graduó y lanzó su estudio.

“La idea que tengo como Nino Estudio es producir indumentaria 3D comercial, enfocada a nuestro contexto”, dice. Merchán está haciendo una colección en colaboración con Ismael Jiménez, diseñador y artesano de macanas, y Silvia Zeas, diseñadora especializada en prendas de punto.

Con Jiménez diseñó una línea enmarcada en el ‘street style’ (moda urbana) y con Zeas creó una línea enfocada en el cliente tradicional. En ambas se busca obtener productos innovadores con esencia ecuatoriana.

El primer prototipo de Merchán es un vestido impreso en 3D con fondo de organza tornasol. También ha hecho prototipos de gafas y carteras.

“Estamos en fase de desarrollo, prototipando y haciendo validación usuario-objeto”, narra la creativa. La colección se lanzará en los primeros meses del siguiente año.

Felipe Fiallo empezó a trabajar con esta tecnología hace tres años, cuando colaboró con la comunidad de Sosote, Manabí, en la creación de una colección de joyas de tagua.

Este año obtuvo una beca para estudiar en Fabricademy, España. “Profundicé por seis meses el trabajo con tecnologías digitales, como 3D, y con biomateriales”, cuenta.

Como parte de este programa desarrolló la colección de ‘sneakers’ We Go Far (Vamos lejos). Los prototipos de las suelas fueron elaborados

con impresión 3D. Además, diseñó y creó un modelo 100% ­hecho con esta técnica: el White Chameleon.

Este diseño de caucho puede ser personalizado y enviado de forma digital para imprimirse en cualquier parte del mundo.

El diseñador quiteño está ahora haciendo pruebas de resistencia de los materiales y está planificando la apertura de espacios internacionales de comercialización. La colección se expondrá en marzo del 2021, en el Museo Salvatore Ferragamo, Italia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)