Siete pasos se necesitan para lavarse bien las manos
La seguridad en las fronteras se debilitó en tres años
Nuevos cuadros se forman para renovar el espectro político
Contratos petroleros ya pueden modificarse con la Ley
‘Júnior’, el testigo silencioso del éxito de Independiente
Jaime Culebras trabaja en la conservación mediante s…
Misión de la CIDH visitará Ecuador desde el 1 de diciembre
COE confirma aplazamiento de la apertura de frontera…

Demuestran que los genes influyen poco en el grado de temeridad de personas

Imagen referencial. Para conseguir este 'atlas' bioquímico, los científicos no solo analizaron  los genes implicados en este tipo de patología, sino que escudriñaron las proteínas que estos generan. Foto: Pixabay.

Imagen referencial. Para conseguir este 'atlas' bioquímico, los científicos no solo analizaron los genes implicados en este tipo de patología, sino que escudriñaron las proteínas que estos generan. Foto: Pixabay.

Imagen referencial. Un estudio demostró que los genes no influyen en las personas que son temerarias. Foto: Pixabay.

Una investigación internacional identificó 124 variantes genéticas asociadas con la disposición de una persona para asumir riesgos y demostró que los genes apenas suponen entre un 5 y un 9 % de la predisposición a ser más temerarios.

“De un padre y una madre alta, es muy probable que nazca un hijo alto, porque el 80 % es genética, pero de un padre y una madre temerarios no necesariamente saldrá un hijo con tendencia al riesgo, porque la genética tiene poca influencia, entre un 5 y un 9 % sólo”, explicó a Arcadi Navarro, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (IBE-UPF-CSIC), uno de los centros que participó en el estudio.

Los resultados del trabajo, que publica la revista Nature Genetics, arrojan luz sobre cómo los factores genéticos interactúan, pero en poca proporción, con las variables ambientales para afectar a la tolerancia al riesgo y a las conductas de riesgo.

Navarro precisó que el estudio revelóque ninguna variante afecta por sí sola significativamente a la tolerancia al riesgo de una persona en particular.

Y demuestra que, “si bien entre las especies animales la genética sí es importante en el grado de riesgo, por ejemplo un ratoncito es menos arriesgado que un tigre, entre los humanos no hay diferencias genéticas significativas que aboquen a ser más o menos temerario“.

De ello se deduce, según Navarro, que “más del 90 % de la tendencia humana al riesgo es ambiental, de educación o circunstancial”. Navarro resaltó que se trata de uno de los mayores trabajos genéticos hechos hasta ahora porque se basa en datos genéticos de más de un millón de personas europeas.

“Para poder llegar a conclusiones significativas, muchos grupos de investigación decidimos aunar fuerzas e incorporar nuestros análisis genómicos a una base de datos común”, explicó Navarro, que seencargó de recoger el ADN de la saliva de 3.000 voluntarios.

El grupo de investigación español también realizó experimentos conductuales con los 3 000 voluntarios, como someterles a juegos de apuestas para ver si apostaban más o menos dinero, además de preguntarles sobre si se atreverían a montar una empresa como autónomo o sobre los deportes que practicaban, para ver si eran de más o menos riesgo, si bebían alcohol, consumían drogas o tenían otras conductas temerarias.

“Las variantes genéticas asociadas con la tolerancia general al riesgo tienden a asociarse con comportamientos apresurados, el consumo de alcohol, tabaco y cannabis, y con inversiones dinerarias y actividades sexuales mas arriesgadas”, indicó en un comunicado Jonathan Beauchamp, responsable de la coordinación del estudio y profesor adjunto de Economía en la Universidad de Toronto (Canadá).

Según los investigadores, aunque los efectos de cada una de las 124 variantes genéticas son muy pequeños, su impacto combinado puede ser significativo.
Así, descubrieron que las 124 variantes genéticas están ubicadas en 99 regiones separadas del genoma.

“Algunas de ellas corresponden a regiones con inversiones genéticas que también se asociaron a otros fenotipos neuropsiquiátricos y relacionados con el desarrollo cognitivo”, según Juan Ramón Gonzalez, investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), otro de los participantes.

El estudio no encontró pruebas que respalden las asociaciones encontradas previamente entre la tolerancia al riesgo y ciertos genes, como los genes relacionados con la dopamina o serotonina, que están involucrados en el procesamiento de recompensas y la regulación del estado de ánimo.

En cambio, los resultados sugieren que el glutamato y el GABA (ácido gamma-aminobutírico) contribuyen a la variación en la tolerancia al riesgo entre las personas.

Ambos son importantes reguladores de la actividad cerebral en humanos y animales: el glutamato es el neurotransmisor más abundante en el cuerpo y aumenta la comunicación entre las neuronas, mientras que el GABA lo inhibe.

Suplementos digitales