25 de octubre de 2017 09:13

La Eurocámara llama a romper el silencio sobre casos de acoso sexual

Al inicio de la sesión de la Eurocámara, varias eurodiputadas portaban carteles con el lema #Metoo (Yo también), convertido en un símbolo en las redes sociales de la ruptura del tabú sobre el acoso sexual vivido. Foto: EFE

Al inicio de la sesión de la Eurocámara, varias eurodiputadas portaban carteles con el lema #Metoo (Yo también), convertido en un símbolo en las redes sociales de la ruptura del tabú sobre el acoso sexual vivido. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Eurocámara se unió este miércoles 25 de octubre del 2017 a los llamados a romper el tabú contra el acoso sexual, con algunas de las eurodiputadas describiendo incluso su propia experiencia, tras la oleada de confesiones hechas públicas con el escándalo Weinstein.

“¡Yo también padecí acoso sexual, como otros millones de mujeres en la Unión Europea!”, declaró ante sus pares la eurodiputada ecologista Terry Reintke, durante una debate en la cámara en Estrasburgo (noreste de Francia).

Para la eurodiputada alemana, “llegó el momento de decir claramente que no debemos tener vergüenza”. “¡Son los autores quienes deben estar avergonzados!”, agregó ante el hemiciclo, que debe aprobar el jueves una resolución al respecto.

Tras el estallido del escándalo de Harvey Weinstein, un productor de cine estadounidense acusado de acoso y agresiones sexuales, las confesiones sobre este tipo de abusos se han multiplicado.

Al inicio de la sesión, varias eurodiputadas portaban carteles con el lema #Metoo (Yo también), convertido en un símbolo en las redes sociales de la ruptura del tabú sobre el acoso sexual vivido.

“Yo tenía 19 años, en la universidad. Él tenía unos 70 años, un compañero profesor, un compañero intelectual”, confesó la italiana Eleonora Forenza (izquierda radical), llamando a “luchar contra la cultura machista”.

Reintke exhortó además a los hombres a “tomar la palabra al respecto”. El primero en hacerlo durante el debate, el socialdemócrata alemán Udo Bullmann criticó al presidente estadounidense, Donald Trump, cuya manera de hablar de las mujeres dice mucho “sobre el clima de tolerancia”.

En la Eurocámara, #Metoo 

Para Elisabeth Morin-Chartier (PPE, derecha), que preside una comisión contra el acoso en la Eurocámara, “todos debemos dejar de hacer la vista gorda” y lograr que las mujeres agredidas abandonen el sentimiento de “humillación” y “vergüenza”.

La prensa recogió en los últimos días casos de acoso en el seno mismo de la cámara, que no escapa a este tipo de agresiones.

Una decena de casos sobre eurodiputados y sus asistentes fueron señalados al organismo competente, si bien estos no están vinculados a un acoso sexual, indicaron fuentes parlamentarias.

En cambio, otro organismo interno de la institución, dedicado a su personal fijo, sí recibió denuncias sobre “casos de acoso sexual o violaciones”, indicó a la AFP los servicios del parlamento.

“Se adoptaron sanciones y medidas disciplinarias”, añadieron sin dar más detalles “por razones de confidencialidad”.

Según el eurodiputado socialista Edouard Martin, quien llamó a “una auditoria externa que evalúe el alcance del fenómeno”, “en este Parlamento Europeo, no hay más acoso que en otras partes, pero tampoco menos”.

Una de sus asistentes, Jeanne Ponté, ha recogido desde 2014 casi 50 comportamientos sexistas en el seno de la Eurocámara. “Desde episodios de bajo nivel” a otros en los que “debemos probar nuestra legitimidad ante un compañero varón”, explicó a la AFP.

El parlamentario urgió además a poner fin a la “precariedad” de los contratos de trabajo de asistente, ya que “el 95% de las mujeres son despedidas cuando denuncian”. “A día de hoy soy optimista, hay una toma de conciencia, muchas mujeres hablan”, agrega por su parte Ponté.

'Cerdo en potencia' 

Muchas de las eurodiputadas -y algunos de sus compañeros varones- que tomaron la palabra durante la sesión parlamentaria insistieron en la necesidad de una toma de conciencia del fenómeno, también por parte de los hombres.

“Por muy horribles que estos actos puedan ser, no pueden justificar que se ponga en la picota en la plaza pública a los presuntos culpables”, apuntó no obstante la eurodiputada eurófoba francesa Mylène Troszczynski, insistiendo en un enfoque judicial del problema.

Esta parlamentaria del Frente Nacional, para quien hay que evitar convertir “a cada hombre o muchacho en un cerdo en potencia”, opina que “las mujeres deben denunciar sin miedo y los acusados defenderse en el tribunal”.

“El famoso hashtag [en Francia] #BalanceTonPorc [Denuncia a tu cerdo] es revelador del error que no debemos cometer: confundir linchamiento mediático y justici”, según Troszczynski.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)