Viruela del mono: dos fármacos en análisis
Corviche: la nueva golosina de los quiteños tiene sus huecas
Ballenita, destino para el descanso y la desconexión…
Hasta las arterias
Glas ahora va por otra medida sustitutiva
La reactivación del aeropuerto Mariscal Sucre favore…
Los niños se enamoran del ejercicio a partir de juegos
La discriminación al adulto mayor, problemática que …

Duques de Sussex devolverán 8 millones de euros de su boda

Meghan Markle y el Príncipe Enrique deberán devolver los regalos físicos  que celebridades y empresas les dieron por su boda. Foto: Twitter, @KensingtonRoyal

Meghan Markle y el Príncipe Enrique deberán devolver los regalos físicos que celebridades y empresas les dieron por su boda. Foto: Twitter, @KensingtonRoyal

Meghan Markle y el Príncipe Enrique deberán devolver los regalos físicos que celebridades y empresas les dieron por su boda. Foto: Twitter, @KensingtonRoyal

Luego de su matrimonio el pasado 19 de mayo del 2018, el príncipe Enrique y Meghan Markle recibieron una gran diversidad de regalos. Esto a pesar de que habían solicitado a los invitados a la boda real que los presentes sean donados a organizaciones de caridad. Ahora, los duques de Sussex deberán devolver estos presentes que están avaluados en unos 8 millones de euros.

Un conjunto de biquini, un bañador de hombre, muebles con sillones que superan los 2 800 euros y más son parte de esta lista de regalos a la pareja de recién casados recibió. El diario británico Express asegura que el Palacio de Kensington tuvo problemas en la logística de los obsequios que llegaron de parte de empresas, celebridades y desconocidos.

Normas que datan del 2003, según Express, establecen que la Familia Real no puede quedarse con los regalos que reciba con el fin de no convertirse en personajes publicitaros. La ley obliga a la realeza a devolver los presentes recibidos o donarlos al Estado. Los obsequios que recibieron los duques de Sussex serán devueltos a quienes los enviaron junto con una carta de agradecimiento.

Siete organizaciones sí se beneficiaron de las donaciones que el príncipe Enrique y Markle pidieron como regalo de bodas. Entre estas están entidades que luchan contra el VIH en la infancia, por los derechos de las personas sin hogar, la conservación de los océanos y por la naturaleza.