Asociación denuncia el asesinato de una joven trans …
Honduras se convierte en el tercer país del mundo en…
Al menos 1 muerto al derrumbarse un edificio de depa…
Militares decomisan 52 000 municiones en zona fronte…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de junio del 2021
David Grijalva: ‘Enfrentar al covid nos vuelve…
Fiscal: Pablo Celi también cobró coimas de empresa china
José Guevara: ‘julio y agosto, los picos más altos d…

Una ostra gigante de 1,4 kilos encontrada en la costa atlántica de Francia

La granja de ostras Les Viviers de la Guittière, en el oeste de Francia, muestra una ostra gigante de 1,440 kg (3,2 libras), 25 centímetros de alto (9,9 pulgadas) y una edad entre 13 y 15 años. Foto: AFP

La granja de ostras Les Viviers de la Guittière, en el oeste de Francia, muestra una ostra gigante de 1,440 kg (3,2 libras), 25 centímetros de alto (9,9 pulgadas) y una edad entre 13 y 15 años. Foto: AFP

La granja de ostras Les Viviers de la Guittière, en el oeste de Francia, muestra una ostra gigante de 1,440 kg (3,2 libras), 25 centímetros de alto (9,9 pulgadas) y una edad entre 13 y 15 años. Foto: AFP

Un empleado del criadero de ostras de Talmont-Saint-Hilaire, en la costa atlántica de Francia, encontró un gigantesco ejemplar de 1 440 kilogramos y 25 centímetros de longitud, al que bautizó Georgette en homenaje a una trabajadora.

“Estaba trabajando en el canal de navegación cuando sentí algo en el pie. Lo recuperé y era esta ostra enorme”, explicó a la AFP Mathiew Naslin, que encontró el molusco el pasado 2 de agosto de 2019. La ostra, que tendría entre 13 y 15 años, fue devuelta posteriormente al agua.

“Una ostra normal crece unos tres centímetros al año y se queda tres años en el agua. Pero está probado que puede vivir entre 35 y 50 años. Estimamos la edad por las estrías de la concha”, explicó el ostricultor.

En abril otro ejemplar de 1,3 kilos y 27 centímetros de longitud fue hallado en un criadero cercano. “Es extremadamente raro”, explicó Naslin. “No dudo que en plena altamar haya otras [de este tamaño], pero en nuestros criaderos es inesperado”, añadió.

El molusco fue llamado Georgette en honor a una empleada que se jubiló la semana antes del hallazgo, y que era “un poco la matriarca de la empresa”, justificó.

Georgette es comestible, pero el objetivo del criadero es “conservarla viva y por qué no, hacer que engorde aún más. Es un trofeo”. El empleado admitió que muchas personas se habían ofrecido a comprarla pero “no la venderíamos ni por 30 000 euros”.