Los mariachis alegran sus corazones cantando
Conmoción entre los vecinos del sector de Carretas p…
Ciclistas fueron asaltados con arma blanca en Pomasqui
Juez bloquea orden de Biden sobre obligatoriedad de …
USD 203 millones para Proyectos para agua potable y …
Muere la madre de Bolsonaro a los 94 años
¿En cuánto tiempo puedo visitar a una persona que tu…
Cámara de Industrias participará en la elaboración d…

Maestra pasó cinco horas en el baño de un avión tras saber que tenía covid-19

La maestra subió a redes sociales cómo vivió su cuarentena de cinco horas. Foto: Marisa Fotieo

Una maestra de Michigan (EE.UU.) pasó cinco horas encerrada en el baño del avión en el que viajaba desde Chicago a Reykjavik (Islandia) tras descubrir que tenía covid-19 mediante una prueba rápida que se hizo durante el vuelo, informó un canal de televisión.

Marisa Fotieo confirmó a NBC News que decidió aislarse en el baño para no poner en peligro a los otros ocupantes del avión de la compañía Icelandair en el que viajó a Islandia el 20 de diciembre.

El vídeo que grabó con el teléfono para TikTok desde “su lugar de cuarentena VIP” ha sido reproducido hasta ahora más de tres millones de veces.

La maestra dijo al canal NBC que “fue una experiencia loca” la que vivió en su viaje.

@marisaefotieo Shout out to @Icelandair for my VIP quarantine quarters.. #luxuryliving #imsolucky #covid #vaccinated #fyp #viralvideotiktok #quarantine ♬ I’m So Lucky Lucky – Grandzz

A Fotieo empezó a dolerle la garganta en pleno vuelo y decidió usar una de las pruebas rápidas de covid-19 que llevaba consigo para el viaje e ir al baño a ver el resultado.

“Me la llevé al baño y en lo que me parecieron dos segundos aparecieron dos líneas (test positivo)”, relató en la entrevista.

La maestra decidió aislarse para no contagiar a las otras personas en ese vuelo, que según dijo eran unas 150, y logró quedarse dentro del baño gracias a la ayuda de un “ángel”, la azafata Ragnhildur “Rocky” Eiríksdóttir.

“Se aseguró de que tuviera todo lo que necesité en las siguientes cinco horas, desde comida a bebida, y constantemente se interesaba por mi estado y me aseguraba que iba a estar bien”, dijo Fotieo.

Cuando llegó a la capital islandesa, la maestra fue puesta en cuarentena en un hotel operado por la Cruz Roja, donde pasó la Navidad.

La azafata, que se mantuvo en contacto con ella después del vuelo a través de las redes sociales, incluso le envió flores y un pequeño árbol de Navidad para que no perdiera el espíritu de las fiestas.

Regalo de la azafata a la maestra Marisa Fotieo. Foto: Marisa Fotieo

Suplementos digitales