Una hambruna nuclear mataría a más de 5 000 millones…
Investigan muerte sospechosa de cinco bebés en un ho…
EE.UU. solicita a México extraditar al capo Caro Quintero
Brasil abre la campaña electoral con Lula por delant…
Policía detona hula-hula en el sur de Guayaquil
Presidente revisará prioridad de preguntas para cons…
COE Nacional emite resoluciones para evitar contagio…
Una familia fue asesinada en su casa en el Suburbio …

Ñucanchi Allpa celebra 15 años de tradición y cultura

Parte del elenco del ballet Ñucanchi Allpa interpreta una coreografía que pertenece a la cultura Cayambe. Foto: cortesía Ñucanchi Allpa

Más de un año se ha venido preparando el grupo de ballet folclórico Ñucanchi Allpa para presentar la obra ‘Tejiendo tradiciones de nuestro pueblo’. Con el estreno mundial de esta obra, que se presenta este fin de semana en el Teatro Nacional Sucre, el grupo ecuatoriano de danza celebra 15 años de trayectoria.

Javier Pineda es el director de este proyecto dancístico que nació en el 2006 en la Comuna de Santa Clara de San Millán, con seis bailarines. Actualmente la agrupación está integrada por 150 bailarines de todas las edades.

Pineda nació en Quito y sus padres son de Ilumán, Imbabura. A los 13 años comenzó su recorrido en el mundo de la danza, a los 22 decidió fundar su propio conjunto y es considerado como el primer indígena kichwa coreógrafo. Esa calificación, dice, es el resultado de la constancia, investigación y autoeducación.

Ñucanchi, que se traduce desde el kichwa como “nosotros” y Allpa que significa “tierra” evoca el sentido de pertenencia entre el ser humano y la tierra, un vínculo que, en el caso del grupo se establece a través de la música y el baile.

Desde su creación Ñucanchi Allpa asumió el reto de reflejar en la danza las costumbres, festividades y tradiciones milenarias del país, como un espacio de memoria y reflexión acerca de la identidad.

Los 150 bailarines se dividen en tres elencos: profesional, juvenil e infantil. Con cada uno, se preparan y afinan coreografías que mantienen vigentes ritmos como yumbos, sanjuanes, danzantes, chapiscas, tonadas, entre otros.

Para Pineda la mejor forma de preservar el patrimonio inmaterial del Ecuador es a través de la práctica artística. El montaje de cada coreografía parte de una investigación acerca de la historia, costumbres, vestimenta, ritos, música y hasta la gastronomía de los pueblos y nacionalidades. Gracias a este proceso logran poner en escena coreografías impecables que respetan las características de cada fiesta popular o cada tradición.

‘Tejiendo tradiciones de nuestro pueblo’ se montó durante la pandemia. En abril del año pasado, tras la declaratoria de emergencia sanitaria, Pineda convocó a los elencos para seguir trabajando de manera virtual con talleres, ejercicios de baile y ensayos.

En marzo de este año retomaron el trabajo presencial en la Casa Comunal de Santa Clara con grupos reducidos y protocolos de bioseguridad. El colectivo, dice Pineda, ha seguido activo con shows virtuales y presentaciones con aforos reducidos en hoteles, conventos y museos que se proyectan como nuevos escenarios para las artes.

‘Tejiendo tradiciones de nuestro pueblo’ es una recopilación de tradiciones festivas de la Sierra sur como el Tejido de cintas de Cañar, Cholas cuencanas, Paucar Raymi y otros. La obra se presentará en modalidad presencial desde el jueves 26 hasta el sábado 28 de agosto a las 18:30 en el Teatro Nacional Sucre.

Ñanda Mañachi Karu Ñan y Paulina Tamayo son los invitados especiales que se turnarán cada día para acompañar a los más de 60 bailarines en escena.