17 de January de 2012 13:55

Nicaragua celebra el 145 aniversario del natalicio del poeta Rubén Darío

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Nicaragua iniciará mañana las celebraciones por el 145 aniversario del natalicio de su poeta Rubén Darío (1867-1916), con una ceremonia oficial, ponencias sobre su legado y actos culturales que durarán una semana, informó este martes una fuente oficial.

Los festejos arrancarán con un acto solemne en el Congreso, en Managua, y la colocación de una ofrenda floral en su tumba, en la Catedral de la ciudad de León, por parte del obispo Bosco Vivas, anunció el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC).

Los homenajes se centrarán en León, a 90 km al noroeste de la capital, donde destacados intelectuales nacionales y extranjeros expondrán sobre su legado y sus principales obras: Azul (1888), Prosas Profanas (1896), Cantos de Vida y Esperanza (1905) y su ideario político y social.

La jornada, el 18 de enero, incluirá recitales de poesía y una noche de canto y música en la plaza central, ubicada frente a la catedral de León.

Darío fue “el gran renovador de la lengua española”, iniciador de “todo un movimiento de renovación de las letras y la literatura, que se denominó Modernismo” y cuyo “legado aún sigue vigente”, afirmó a la AFP el jurista, escritor y estudioso de sus obras, Carlos Tunnermann.

Darío nació en 1867 en ciudad Darío (norte), vivió su niñez en León y a los 15 años se trasladó a Managua, donde pasaba horas leyendo las obras de clásicos franceses en la única biblioteca que había entonces en la capital.

Fue un hombre “con ideas progresistas, liberales” y un autodidacta que se firmó bajo la influencia de la literatura francesa, subrayó Tunnerman.

Defendió la unidad centroamericana en el poema “Nicaragua y sus hermanas” y en varios de sus escritos expresó una profunda preocupación por su tierra natal.

Encabezó movimientos literarios en Chile y Argentina, así como en España y Nicaragua.

El poeta francés Paul Fort lo bautizó en 1912 como el “príncipe” de las letras castellanas, en reconocimiento a sus obras, mientras que el argentino Jorge Luis Borges lo llamó “El Libertador”, porque “libró al español de las ataduras de la poesía clásica”, dijo Tunnermann.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)