31 de diciembre de 2020 00:00

El confinamiento por el covid-19 fue un desafío para las artes

El Centro de Arte Contemporáneo fue el primero en retomar actividades en Quito. Foto: archivo / EL COMERCIO

El Centro de Arte Contemporáneo fue el primero en retomar actividades en Quito. Foto: archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 9
Redacción Tendencias
(I)

La presencia del covid-19 cambió la dinámica del sector cultural en el país y en el mundo. Los artistas y gestores dejaron los escenarios físicos para mudarse a las plataformas digitales y a las redes sociales.

La cuarentena global, a inicios de marzo, obligó el cierre de museos, auditorios, salas de cine y bibliotecas. El impacto económico fue millonario.

El Museo Metropolitano de Nueva York estimó la pérdida en unos USD 150 millones y El Prado de Madrid lo hizo en más de USD 20 millones.

El mundo ‘online’ se convirtió en uno de los mejores aliados de los espacios artísticos y culturales. Galerías de arte lo usaron para mostrar el trabajo de artistas jóvenes.

Una de las apuestas más interesantes fue la de Q Galería, que inauguró Q Virtual, una sala en línea que recreó la experiencia del espacio físico.

En Ecuador, los museos y centros culturales abrieron a medida que las restricciones disminuyeron en cada cantón. Se tuvo que implementar protocolos de bioseguridad y distanciamiento social para su reapertura progresiva.

En Quito, esto sucedió más tarde que en el resto del país. El primer espacio en reabrir en la capital fue el Centro de Arte Contemporáneo, a inicios de septiembre, como parte de un plan piloto de la Fundación Museos de la Ciudad.

Los teatros y las salas de eventos extranjeros viven un problema similar. La ópera Metropolitana de Nueva York se mantendrá cerrada hasta septiembre de 2021. Los teatros de Broadway esperan abrir el siguiente junio.

En lo virtual se presentaron desde conciertos y obras de teatro hasta exposiciones de arte y lanzamientos de libros. Los festivales, como el Internacional de Artes Vivas de Loja, también adaptaron su programación a esta nueva realidad. Otros, como el Festival Internacional de Títeres con Bombos y Platillos, pospusieron su edición para el próximo año y así ofrecer una cartelera completa a su público.

En el país, el COE nacional autorizó la reapertura de teatros y auditorios a partir de septiembre pasado, con el 30% de aforo y se mantuvo la asistencia virtual. El Teatro Nacional Sucre reabrió sus puertas el 26 de septiembre con un homenaje a Gerardo Guevara.

Según datos del Sistema Integral de Información Cultural (SIIC), las estimaciones de las pérdidas para el sector artístico y cultural, solo entre los meses de marzo a mayo del 2020, fueron de USD 70 millones. Asimismo, este informe señala que la reactivación económica durante el período de junio a octubre permitió una recuperación en el sector de aproximadamente USD 69 millones.

El impacto en los artistas y artesanos, sin embargo, es profundo, de acuerdo con la Encuesta de Condiciones Laborales en Trabajadores de las Artes y la Cultura, elaborado por el Observatorio de Políticas y Economía de la Cultura. Unas 2 500 personas participaron en este informe.

Las pérdidas y el pesimismo entre los trabajadores de la cultura se resumen en esta frase del documento: Los encuestados estiman sus pérdidas de ingreso promedio en USD 1 350 durante el primer mes y medio de confinamiento y un 72% piensa que las pérdidas son definitivas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (3)