19 de mayo de 2020 15:48

Regresan a casa rescatistas de aves bloqueados por pandemia en isla remota

Las aves marinas como los albatros, petreles y frailecillos, utilizan una amplia gama de olores para orientarse sin referentes visuales. Foto: Patricio Ramos/ EL COMERCIO

Imagen referencial. Un grupo de científicos que se encontraba en una misión de rescate de aves marinas desde febrero de 2020 regresó a Reino Unido, luego de permanecer en la isla a causa del coronavirus que les impidió el retorno. Foto: Patricio Ramos/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Bloqueados en una isla perdida en medio del océano a la que fueron para rescatar aves marinas amenazadas por ratones gigantes, un equipo de científicos sorprendidos por la pandemia pudo finalmente regresar al Reino Unido tras un largo viaje.

Según el ministerio británico de Relaciones Exteriores, que relató su odisea el martes 19 de mayo de 2020, un grupo de 12 científicos de la Real Sociedad para la Conservación de las Aves (RSPB) llegó a la Isla de Gough, en medio del Atlántico Sur, a finales de febrero.

Su misión era salvar aves como el albatros de Tristan Da Cunha, cuyos polluelos son devorados por ratones gigantes invasores.

Estos temibles roedores, introducidos inadvertidamente por el hombre, se cobran dos millones de víctimas cada año.

Pero fue un enemigo mucho más pequeño quien puso en peligro su misión: cuando la pandemia de coronavirus estalló a mediados de marzo, la RSPB no tuvo más remedio que posponer el proyecto y repatriar al equipo mientras los países más cercanos cerraban sus fronteras.

Así tuvo que descartarse Sudáfrica, la opción más obvia, situada a casi 3 000 kilómetros de la isla.

Las Islas Malvinas eran la segunda posibilidad, pero ubicadas al menos a 20 días de viaje por mar y con unas condiciones meteorológicas complicadas esta posibilidad también se dejó de lado.

Finalmente, el equipo se puso en marcha hacia la Isla Ascensión, situada al norte: un viaje de 12 días y 1 969 millas náuticas (más de 3.600 km) en mares agitados.

“Mirar el azul infinito del océano alrededor me hizo darme cuenta de lo grande que es el mundo, en contraste con la facilidad de los viajes aéreos y la rápida propagación del covid-19, que hace que el mundo sea tan pequeño”, dijo Kate Lawrence, miembro de la expedición que vive en Nueva Zelanda.

Una vez en esa isla de 800 habitantes, los miembros británicos del equipo pudieron regresar en avión militar al Reino Unido. También los sudafricanos que formaban parte del proyecto volvieron a sus hogares.

La RSPB espera poder regresar a Gough en 2021, si las condiciones y la financiación lo permiten, afirmó la cancillería.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)