Velocista bielorrusa en los Juegos Olímpicos pide as…
El Reino Unido ofrece incentivos a los jóvenes para …
Las playas de Santa Elena registraron gran afluencia…
La construcción del hospital de Pedernales tiene un …
Un deslave dejó aislada a la parroquia Monte Olivo, …
Israel arranca la vacunación general a mayores de 60…
Desde este 1 de agosto de 2021 se puede acceder a be…
Italia inmuniza al 60% de su población de más de 12 años

Se descubre una nueva serpiente en los Andes ecuatorianos

La nueva especie descubierta en la zona andina se denomina Synophis zaheri. Foto: Cortesía de Tropical Hearping

La nueva especie descubierta en la zona andina se denomina Synophis zaheri. Foto: Cortesía de Tropical Hearping

La nueva especie descubierta en la zona andina se denomina Synophis zaheri. Foto: Cortesía de Tropical Hearping

Entre los árboles de los bosques andinos, aún quedan especies de serpientes por descubrir. Así lo comprobaron científicos de la Univeridad de George Washington, Tropical Herping y la Universidad Tecnológica Indoamérica que hallaron, gracias a análisis genéticos, una nueva especie de culebra en la Reserva de Buenaventura de la Fundación Jocotoco, en la provincia de El Oro.

Delgada y pequeña, la nueva especie denominada Synophis zaheri, no tiene más de 40 cm de longitud y entre 351 y 372 mm de ancho. Sus ojos grandes, oscuros y saltones, cubren más de un tercio de su cabeza. Mientras que su dorso es de un color marrón, su abdomen se destaca por un tono amarillo claro.

El mundo genético de muchos grupos de animales esconden especies que se mimetizan por ser parecidas a las demás. Iguales en apariencia pero diferentes en su codificación genética, a estas especies se les denominan crípticas.

Partiendo de este concepto, investigadores analizan el ADN de individuos dentro de una misma familia o grupo. Es así que con los resultados obtenidos descubren nuevas y únicas especies.

Lucas Bustamante, herpetólogo de Tropical Herping, explica que Synophis zaheri fue encontrada al realizar análisis genéticos de individuos dentro del grupo de serpientes llamado Nothopsini (que contiene 5 géneros de serpientes no venenosas), la cual se creía que pertenecía a Synophis calamitus.

Como resultado adicional, los investigadores han logrado crear un árbol filogenético mucho más detallado y preciso donde se engloba a todas las especias dentro de la familia Dipsadinae y, más específicamente, el grupo Nothopsini.

“Nuestro país es muy privilegiado por tener un número tan alto de especies crípticas” – añade Juan Guayasamín, director del Centro de Investigación de la Biodiversidad y Cambio Climático de la UTI.  

“Pero a la vez, los científicos debemos poner muchos esfuerzos en expediciones remotas al campo, análisis genéticos y de museo. Solo así podremos conocer y entender a toda nuestra biodiversidad... aunque de seguro necesitaremos muchos años más y de un número más grande de biólogos“.