6 de septiembre de 2018 09:34

‘Amaluna’, del Circo del Sol, es un espectáculo que roba el aliento

‘Amaluna’, la obra que el Circo del Sol estrenó en Canadá en el 2012 llegó a Quito. Las presentaciones se incian este 6 de septiembre del 2018 y se extenderán hasta el próximo 30 de septiembre. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

‘Amaluna’, la obra que el Circo del Sol estrenó en Canadá en el 2012 llegó a Quito. Las presentaciones se incian este 6 de septiembre del 2018 y se extenderán hasta el próximo 30 de septiembre. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 29
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 13
Carla Sandoval
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una primera función de ‘Amaluna’, el espectáculo que trae de regreso a Quito al Circo del Sol, se presentó la noche de este miércoles 5 de septiembre del 2018. Con un elenco 70% femenino, una banda integrada únicamente por mujeres y las clásicas y desafiantes acrobacias, la obra invita al espectador a sumergirse en el fantástico mundo creado por Diane Paulus.

La inmersión se inicia desde el ingreso en la Big Top, la emblemática carpa del Circo del Sol que se levantó en el Parque Bicentenario el pasado 23 de agosto del 2018. De esta manera, los asistentes ‘salen’ de Quito e ingresan a Amaluna, una isla guiada por los ciclos de la Luna y gobernada por la reina Próspera, quien celebra la mayoría de edad de su hija Miranda con un rito que honra la femineidad y el balance.

El festejo causa una tormenta que lleva a un grupo de hombres llega a la misteriosa isla. Romeo es uno de ellos y a primera vista se enamora de Miranda, algo que no es bien visto por la reina Próspera, quien a lo largo de las dos horas que dura el show intenta interponerse en la relación de la joven pareja.


Pero esta no es la única historia de amor que se desarrolla en la obra. Con la llegada de los náufragos que buscan refugio en la isla también aparece Papulya, el sirviente de Romeo que se enamora de Maïnha, la niñera de Miranda. Estos dos personajes dan a la presentación una divertida dosis de teatro clown.

Sobre el escenario, los 48 artistas que son parte del elenco de ‘Amaluna’ derrochan talento con acrobacias que, muchas veces, roban el aliento de la audiencia. A la par está la música compuesta por Guy Dubuc y Marc Lessard, mejor conocidos en el mundo del espectáculo como Bob y Bill.

‘Amaluna’, la obra que el Circo del Sol estrenó en Canadá en el 2012 llegó a Quito. Las presentaciones se incian este 6 de septiembre del 2018 y se extenderán hasta el próximo 30 de septiembre. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.

Las guitarras son el instrumento más presente durante toda la presentación y están acompañadas de bajo, batería, violonchelos, teclados y tambores y voz dando un sonido contemporáneo a la historia que cuenta con elementos literarios de la mitología griega y deja ver claramente su inspiración en ‘La Tempestad’ de William Shakespeare.

Cada uno de los actos de la obra tiene un ritmo distinto y la música sirve para reflejar precisamente esto. La banda demuestra todo su poder en las escenas más tensas, pero también acompaña con fineza las secuencias en las que el público guarda un total silencio y aprecia los complejos actos que desafían la gravedad.


Amaluna’ sabe conducir a su audiencia, que guarda silencio en los momentos de tensión y no deja de animar a los actores que realizan las hazañas sobre un escenario redondo ubicado en el centro de la carpa.

Un ejemplo de esto es el acto de la Diosa del Balance, uno de los más cautivadores de la obra. Sobre el escenario, una actriz arma con una mano y ayudada de su pie una estructura compuesta por palos que simulan ser de madera. El silencio reina en la Big Tent, pues pareciera que al mínimo suspiro la estructura puede colapsar.

Video: YouTube, cuenta: Cirque du Soleil

La recompensa de este y otros momentos en los que los actores de ‘Amaluna’ impiden que los espectadores despeguen sus ojos del escenario está los fuertes aplausos de parte de la audiencia. Estos son correspondidos con una amplia sonrisa de los intérpretes que cierran la obra despidiéndose de un público que, inevitablemente, se pone de pie al finalizar la función.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)