23 de mayo de 2019 07:47

Alertan sobre nuevas emisiones de un gas prohibido CFC que daña la capa de ozono

El gas CFC contribuye al deterioro de la capa de ozono de la Tierra, que protege a las personas contra los efectos del sol. Foto: Captura de pantalla

El gas CFC contribuye al deterioro de la capa de ozono de la Tierra, que protege a las personas contra los efectos del sol. Foto: Captura de pantalla

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia Europa Press

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Desde 2013, las emisiones anuales de un clorofluorocarbono (CFC), prohibido hace décadas por su daño a la capa de ozono, aumentaron en aproximadamente 7 000 toneladas desde el este de China.

Es la conclusión de una nueva investigación publicada en Nature por un equipo internacional de científicos de Reino Unido, Corea del Sur, Japón, Estados Unidos, Australia y Suiza.

El 18, hubo datos de que las emisiones de una de las sustancias más importantes que agotan el ozono, CFC-11, habían aumentado. Este producto químico se usó principalmente como agente espumante para aislamiento de edificios, refrigeradores y otros productos de consumo. El hallazgo sorpresa indicó que alguien, en algún lugar, probablemente estaba produciendo y emitiendo miles de toneladas de CFC-11, a pesar de una eliminación global desde 2010 bajo el Protocolo de Montreal.

El doctor Matt Rigby, autor principal del estudio y lector de Química Atmosférica en la Facultad de Química de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, explica que a través de redes de monitorización globales como el Experimento Global Avanzado de Gases Atmosféricos (Agage) y la División de Monitorización Global de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA GMD), los científicos han estado haciendo mediciones de clorofluorocarbonos (CFC) en la atmósfera durante más de 40 años.

"En las últimas décadas, principalmente hemos visto una disminución de las emisiones de CFC reflejadas en estas mediciones, debido al Protocolo de Montreal. Por lo tanto, fue inesperado cuando hubo datos el año pasado de que, a partir de 2013, las emisiones globales de uno de los CFC más importantes de repente comenzaron a crecer", agrega.

Este hallazgo fue preocupante porque los CFC son los principales culpables del agotamiento de la capa de ozono estratosférico, que protege a los seres humanos de la radiación ultravioleta del sol. Cualquier aumento en las emisiones de CFC retrasará el tiempo que tarda la capa de ozono y el "agujero" de la capa de ozono antártico en recuperarse.

La pregunta, entonces, era de dónde venían estas nuevas emisiones. Hasta ahora, los investigadores solo tenían una indicación de que al menos parte de la fuente estaba ubicada en algún lugar del este de Asia.

"Inicialmente, nuestras estaciones de monitoreo se instalaron en lugares remotos, lejos de fuentes potenciales", señala el coautor del nuevo estudio Ron Prinn, líder de la Red Agage y profesor en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). "Esto se debió a que estábamos interesados en recolectar muestras de aire que fueran representativas de la atmósfera de fondo, para poder monitorear los cambios globales en la concentración y determinar sus vidas atmosféricas", agrega.

Para localizar mejor las fuentes de emisiones, las estaciones de medición más recientes se han ubicado más cerca de las regiones industrializadas. En este caso, la clave de la ubicación de las nuevas emisiones de CFC-11 provino de una estación Agage en Corea del Sur y una estación afiliada a Agage administrada por el Instituto Nacional de Estudios Ambientales (NIES) en Japón.

"Nuestras mediciones muestran 'picos' en la contaminación, cuando el aire llega desde las áreas industrializadas. Para CFC- 11, notamos que la magnitud de estos picos aumentó después de 2012, lo que indica que las emisiones deben haber aumentado desde algún lugar de la región", explica el profesor Sunyoung Park de la Universidad Nacional de Kyungpook en Corea del Sur, autor principal del nuevo estudio, que dirige la estación de medición de Gosan en Corea del Sur.

También habían notado señales similares en la estación NIES en la isla japonesa de Hateruma, cerca de Taiwán. Para establecer qué países eran responsables de los crecientes niveles de contaminación en estas estaciones, un equipo internacional de grupos de modelos en la Universidad de Bristol, la Oficina Metálica del Reino Unido, los Laboratorios Federales Suizos para la Ciencia y Tecnología de Materiales (Empa) y el MIT realizaron sofisticadas simulaciones por computadora que Determinado el origen de las muestras de aire contaminado.

Sin evidencia de emisiones desde Japón y Península de Corea


"A partir de los datos coreanos y japoneses, utilizamos nuestros modelos para mostrar que las emisiones de CFC-11 desde el este de China aumentaron en alrededor de 7 000 toneladas por año después de 2012, particularmente en o alrededor de las provincias de Shandong y Hebei", detalla el doctor Luke Western, investigador post-doctoral en la Universidad de Bristol. "No encontramos evidencia de un aumento de las emisiones de Japón, la península de Corea o cualquier otro país al que nuestras redes sean sensibles", agrega.

Para investigar la posibilidad de que las nuevas emisiones de China puedan ser el resultado de una liberación a la atmósfera de CFC-11 que se produjo antes de la prohibición, el equipo consideró un rango de posibilidades. "El CFC-11 se usó principalmente en el soplado de espuma, por lo que examinamos las estimaciones de la cantidad de CFC-11 que se podía encerrar en espumas aislantes en edificios o refrigeradores que se hicieron antes de 2010, pero las cantidades estaban lejos o eran demasiado pequeñas para explicar el reciente aumento -apunta Rigby-.

La explicación más probable es que se ha producido una
nueva producción, al menos antes de finales de 2017, que es el periodo que abarca nuestro trabajo".

Aunque el nuevo estudio ha identificado una fracción sustancial del aumento de las emisiones globales, es posible que también se hayan producido incrementos más pequeños en otros países, o incluso en otras partes de China. "Nuestras mediciones son sensibles solo a la parte oriental de China, al oeste de Japón y a la península de Corea, y el resto de la red de Agage abarca partes de América del Norte, Europa y el sur de Australia. Hay grandes franjas del mundo sobre las cuales tenemos muy poca información detallada en cuanto a las emisiones de sustancias que agotan la capa de ozono", dice el profesor Park.

Sin embargo, este estudio "representa un hito importante y particularmente relevante para la política en cuanto a la capacidad de los científicos atmosféricos para determinar qué regiones están emitiendo sustancias que agotan la capa de ozono, gases de efecto invernadero u otros productos químicos, y en qué cantidades", apunta el coautor del estudio, el profesor Ray Weiss, geoquímico en el Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos).

"Ahora es vital que sepamos qué industrias son responsables de las nuevas emisiones. Si las emisiones se deben a la fabricación y el uso de productos como las espumas, es posible que solo hayamos visto una parte de la cantidad total de CFC-11 que se produjo. El resto podría estar encerrado en edificios y refrigeradores y finalmente será liberado a la atmósfera en las próximas décadas", asegura el doctor Rigby.

Informes anteriores de la Agencia de Investigación Ambiental y del New York Times han sugerido que los fabricantes chinos de espumas estaban usando CFC-11 después de la prohibición global. Además, las autoridades chinas han identificado y cerrado recientemente algunas instalaciones de producción ilegal.

Aunque este nuevo estudio no puede determinar qué industria o industrias son responsables, proporciona una clara indicación de grandes incrementos en las emisiones de CFC-11 de China en los últimos años. Estos aumentos, probablemente a partir de la nueva producción, representan una fracción sustancial del aumento de las emisiones globales simultáneas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)