Tema

Simón Espinosa Cordero

Magos en Argentina

Los Reyes Magos llegaron a Toulouse en 1890. Allí compraron oro, lo guardaron un par de años y, antes de su visita a Buenos Aires, con el oro se hicieron de una mujer sin marido y del pequeño Carlos, el hijo de ella. Los magos, sentimentales, regalaron a Buenos Aires estas dos estrellas de Navidad.

Herodes/ migrantes

“Cristal, oro y rosa. Alba en Palestina. Salen los tres reyes de adorar al rey, flor de infancia llena de una luz divina que humaniza y dora la mula y el buey” (Rubén Darío).

La Navidad y el gran León

Hay que ir al corazón. Y el corazón de la Navidad es el nacimiento de Jesús como lo relata el evangelista san Lucas en el capítulo 2: 1-22. Los antecedentes de la Navidad son: Un ángel anuncia el nacimiento de Juan Bautista. La Anunciación de María. Recibe Isabel la visita de su prima María. Primeros pasos de Juan Bautista. Historias contenidas en el capítulo 1:1-80. Hermosos relatos en sí y por sí.

Basureando

sespinosa@elcomercio.org Mauricio Rodas recibió un regalo de los Reyes Magos el 5 de enero de 2018. Era un baúl de tapa azul y lados rojos. Abrió con cuidado la tapa abovedada y dio un salto mortal hacia atrás bajo la vigilancia de la concejal Luisa Maldonado. Repuesto del susto, vio que entre pajas viles dormía el ingeniero Juan Neira con una escoba en la mano. Cuando Luisa se acercó al baúl, Juan despertó y en un santiamén estaba barriendo a los concejales presentes. De pronto, la escoba se transformó en un ángel que anunciaba: “-Juan Neira, nuevo gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Aseo. Enviado del Señor para limpiar la ciudad. ¡Hosana en las alturas del Pichincha! El cuencano Juan Neira Carrasco fue ministro de Obras Públicas del presidente Rodrigo Borja. El Congreso le llamó a juicio político. Neira se defendió y continuó de ministro. Pasaron dos años, cambió la mayoría y le volvieron a llamar por el mismo motivo del juicio anterior. Un diputado visitó en secreto a Nei

Date fama

“Date fama y échate en la cama”, reza un refrán castellano. “Dale mala fama y ríete con gana”, un refrán favorito de la miseria humana. “Lo que sale de la persona es lo que la contamina. Porque de adentro, del corazón humano salen la calumnia, la arrogancia, la necedad” (Marcos 7:17-23).

Carta a San Judas

Quito, 25 de noviembre de 2018/ San Judas Tadeo, Apóstol de los Casos Desesperados / Vía Láctea, entre Espiral 305 y Estrella 250 mil. Querido San Judas Tadeo: El grupo ciudadano Los Tadeos se puso de acuerdo para pedirte que nos ayudes en tres casos extremos. Si lo haces, te ofrecemos construir una capilla en un gran almacén.

Despacito

sespinosa@elcomercio.org Mi odiada Corruputiña: No me provoques, Baby. Me dices desde Bruselas que la CNAC hace ahora solamente trac, trac, trac. Que ya pasó nuestro tiempo. Que Isabelita Robalino ya no te hace nada en Puerto Rico. Me dices desde Caracas que Simón ya no quiere ver bailar tu pelo. Que Julio César Trujillo se ha ido pegando poquito a poquito a un tal Moreno. Que Marcelo Merlo a la Judicatura le ha dado pasito a pasito, suave, suavecito. Y que Jorge Rodríguez ya no pone su sello en tu boca. Me dices desde Bielorrusia que el coronel Alberto Molina ya no sobrepasa tus zonas-peligro. Que Fernando Vega salvaje ya no te pega hasta hacerte olvidar tu apellido. Que Paquito Muñoz Jaramillo ha perdido el ritmo, y desde Miami, el Carlitos Pólit firma en las paredes de tu laberinto. Que María Arboleda ya no te dice cosas al oído. Me dices desde Panamá que Germán Rodas ya no puede darte un beso por más que tanto tiempo lo lleva pensando. Que Ramiro Román a tu corazón ya no le hace bo

Huelga de hambre

Hoy toca hablar de la huelga de hambre del señor Jorge Glas Espinel, ex vicepresidente del Ecuador; de la prisión del señor ex asambleísta Galo Lara Yépez; de los desvaríos del señor ex canciller Ricardo Patiño Aroca; y de la fuga de la piadosa asambleísta curul 29 e ingeniera politécnica señorita Sofía Espín Reyes. Encarcelado el primero, descarcelado el segundo, carcelable el tercero e impescable la cuarta, más allá de las frías aguas del lago Titicaca.

Infame turba

“Infame turba de nocturnas aves/ gimiendo tristes y volando graves”, versos de Luis de Góngora y Argote, plenamente aplicables al grotesco cielo de oprobio que agobia al Ecuador de estos días.

Crimen y castigo

Manuel Arévalo cometió un crimen y Gustavo Jahlk lo castigó. “Y quedó en paz lo vivo y en quietud lo muerto”.

Suplementos digitales