Tema

silencio

Callar y hablar

Callar sobre uno mismo es humildad. Callar sobre los defectos de otros es caridad. Callar cuando se está sufriendo es heroísmo. Callar cuando otro habla es delicadeza. Callar cuando no hay necesidad de hablar es prudencia. Callar cuando Dios nos habla al corazón es silencio. Callar ante el sufrimiento ajeno es cobardía. Callar ante la injusticia es flaqueza. Hablar de uno mismo es vanidad. Hablar debiendo callar es necedad. Pero hablar oportunamente es acierto. Hablar ante una injusticia es valentía. Hablar para defender es compasión. Hablar con sinceridad es rectitud. Hablar para rectificar es un deber. Aprendamos antes a callar, para poder hablar con acierto y tino, porque si la palabra es plata, el silencio es oro.

Silencio y complicidad

El ‘socialismo del siglo XXI’, ese movimiento político autoritario, indefinido y difuso, doctrinariamente amorfo y con la pretensión demagógica de conciliar pensamientos antitéticos y contradictorios, que se ha impuesto con malhadada eficacia en varios países latinoamericanos, ha utilizado los mecanismos que proporciona la democracia (elecciones y consultas populares, por ejemplo) para degradarla y, en última instancia, controlarla y destruirla. En un proceso minuciosamente planificado, mediante pequeños golpes de estado sucesivos, camuflados con una falsa legalidad y defendidos con una publicidad alienante y maniquea destinada a ciudadanos desinformados o indiferentes, ha logrado la demolición de las instituciones y la conculcación de derechos y libertades. Aprovechando su debilidad y distorsionando sus principios, ha demostrado la trágica paradoja de la democracia.

Emma Watson hizo votos de silencio para superar una ruptura amorosa

Manejar los problemas emocionales puede ser difícil, incluso para la actriz Emma Watson, quien además es una activista por la equidad de género. Ella confesó, en una entrevista con la revista Vogue UK, que hizo una terapia de silencio para superar la ruptura con su exnovio Matt Janney.

El grito silencioso

Duele Kenya. Luto. Vela encendida. Minuto de silencio. 147 no es solo un número. Son 147 voces, gritos, sangre, terror descontrolado, impotencia, rabia, lágrimas, muchas lágrimas. 147 madres. 147 hijos. 147 familias. Vidas segadas en nombre de Dios. Crucificados de Semana Santa. 147 no puede ser solo un número. Kenya llora. África llora.

Japón conmemora cuarto aniversario del tsunami del 11 de marzo de 2011

Cuatro años después, los japoneses observaron un conmovedor minuto de silencio este miércoles, 11 de marzo del 2015, en homenaje a las 18 500 víctimas del tsunami que el 11 de marzo de 2011 devastó las costas del noreste y provocó una catástrofe nuclear.

‘La tiranía del silencio’

Un millón y medio de personas se manifestaron en París y más de dos millones en otras ciudades francesas para condenar el ataque terrorista a la revista satírica Charlie Hebdo, que dejó 12 muertos, y cinco más por el secuestro en un supermercado judío y el asesinato a un policía. Nadie ha dejado de condenar la barbarie criminal yihadista. Ni siquiera personajes públicos conocidos por su intolerancia ante la prensa crítica y el humor. Pero tampoco han faltado voces para señalar que las burlas irreverentes de los caricaturistas desencadenaron la tragedia. ¿No debieron abstenerse de herir los sentimientos religiosos de los fundamentalistas? Sin embargo, plantear así el problema solo lleva a optar por la tiranía del silencio, para utilizar el título de un libro de Flemming Rose, jefe de Internacional del diario danés Jaylands- Posten.

Hablando de silencios

Corina Yoris-Villasana El Nacional, Venezuela, GDA En días pasados, unos colegas universitarios enviaron a la red de la universidad sendas reflexiones sobre la necesidad del silencio, en esta época ruidosa, bullanguera, estridente. Ese llamado al sosiego me sirvió de motivo para el artículo de hoy.

Shhh…

Silencio estudiantes. Ahora, por pedido de las autoridades no pueden reclamar, protestar, exigir. A partir de hoy, solo podrán emitir loas al gobierno. Hablarán de las magníficas obras que impulsa en favor de los desposeídos. Silencio estudiantes porque no pueden cuestionar la extraordinaria educación que reciben gracias a los nuevos planes que ha puesto en marcha el gobierno, cuya obra central ha sido dividir el año lectivo en quimestres, en vez de trimestres.