Simón Espinosa Cordero

Tragicomedia en Carcelén

Personajes del drama: -fiscal, mujer poderosa de la Unidad de Transparencia; – Noemí Mogollón, directora de la Unidad de Transparencia; -abogada EPD, patrocinadora de Empresa Privada X y denunciante; -doctor Byron Granda, fiscal de la Fiscalía de Soluciones Rápidas N-Tres en la Casa de la Justicia Carcelén y presidente de la Asociación de Funcionarios y Empleados de Fiscalía de Pichincha, reelegido en dos ocasiones consecutivas; -abogado denunciado y secretario de la Fiscalía de Soluciones Rápidas N-Uno de la Casa de Justicia y, también, secretario del presidente de la Asociación de Fiscales, – un juez; – un perito.

Los hechos: la abogada EPD había denunciado por extorsión al secretario de la Fiscalía N-Uno y secretario de la Asociación; el 5 de mayo entre las cinco y media y seis de la tarde en un supuesto operativo lo detuvieron, le pusieron juicio por delito flagrante de Concusión, pues con amenazas le exigía dinero para gestionar que se vinculara a tres sospechosos en el juicio penal que Granda llevaba en la N-Tres. La EPD exhibió el sobre con dos mil dólares que fue incautado en el operativo. La denuncia se presentó contra el secretario N-UNO y no contra Granda. Este había pedido a su asistente las vinculaciones de tres personas el 21 de abril y hasta recibió por esto felicitaciones de la doctora Mogollón, y para el mediodía del 5 de mayo ya estaban vinculados aquellos tres antes de los hechos del operativo.

La fiscal dispuso la versión de Granda, pero antes de oírlo, dio paso a la denunciante, no dejó asistir a Granda y su defensa, pues ya había solicitado al juez que lo vinculara, violentando proceso y derecho a la defensa. Asimismo, sucedió con el Informe Técnico Pericial: no se lo dio a Granda, pero ella sí lo utilizo en la audiencia de vinculación, pues el perito afirmaba que había nexo causal con el delito que se investiga y se podría determinar una presunta vinculación entre el abogado secretario y Granda. Dictamen contra Derecho.

La fiscal esgrime cuatro razones: -1ª: que la denunciante incluía a Granda, pues el secretario N-Uno había conversado con Granda sobre el asunto. -2ª: que hay un reporte de tres supuestas llamadas por WhatsApp el 5 de mayo entre el secretario extorsionador y Granda. 3ª: que se dieron mensajes entre el detenido y Granda. -4ª: que está el peritaje incriminatorio. Lo uno, es cosa no verificada; lo dos, los WhatsApp no estaban conectados y, por ende, sin transcripción; lo tres, temas de la Asociación; lo cuatro, -un peritaje de perfilación criminal sin análisis ninguno luego de entrevistar el perito solamente a la denunciante.

Conozco a Granda, trabajé con él. Dijo no al ministro Rafael Correa cuando este le pidió una firma ilegal. Ha manejado tres millones en la Asociación sin queja alguna y ¿¡va a venderse por dos mil?!

Lo cómico: el Consejo de la Judicatura sanciona a Granda. Lo trágico, el honor mancillado.

Suplementos digitales