Diego Araujo Sánchez

Textos escolares tendenciosos

valore
Descrición
Indignado 45
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 27
Martes 30 de abril 2019

La prensa nacional recogió una vez más la denuncia de textos escolares con información sesgada, hechos falsos y adoctrinamiento de la revolución ciudadana y el socialismo del siglo XXI y de propaganda del presidente Correa. El Ministerio de Educación ha aclarado que el libro de “Historia 3”, publicado por la editorial Educatemas para el tercer año de bachillerato - sexto curso- , recibió la certificación durante el gobierno anterior y no es oficial ni se ha distribuido en los colegios públicos.

Sin embargo, según diario El Universo, el libro de “Historia 3”, publicado por editorial Don Bosco y que se entrega en los colegios fiscales, presenta otras visiones tendenciosas. El subsecretario de Fundamentos Educativos, José Brito, admite que “los contenidos de ambos libros tenían como consigna adoctrinar a los estudiantes; que estos textos fueron elaborados en 2016 e impresos durante tres años”; y reconoce la obligación de revisarlos y “suprimir estos problemas conceptuales y de adoctrinamiento”.

Llegan a extremos tan burdos como, entre las actividades para los estudiantes, prescribir que redacten los logros de la revolución ciudadana y hagan una valla “para colocarla en el exterior del establecimiento educativo”. El portal Plan V analizó ya el año pasado las 10 “perlas” de los textos escolares de la época correísta, su abundante material propagandístico, como la exaltación al socialismo del siglo XXI, “atribuido en lo conceptual a Heinz Dietrich y en su popularización al comandante Hugo Chávez”; sus loas al estatismo como mentirosa receta contra la corrupción, o falsificaciones como la versión del “Congreso de los manteles”…

En esta misma página, Enrique Ayala señaló, con toda razón, “que no se trata solo de retirar la autorización de esos textos preparados por quienes optaron por hacer de esbirros del correísmo para conseguir que fueran aprobados”, sino reparar el daño de una reforma educativa “inconsulta y depredadora del bachillerato”, en la que, ente otros errores de bulto, se suprimieron Historia y Geografía del Ecuador, Cívica, Realidad Nacional y Educación Ambiental y se impuso un plan de estudios único y rígido.

El engaño, la manipulación y los afanes publicitarios en los textos escolares, ¿no serán un indicio de los caminos transitados por las políticas educativas durante la década, con información también sesgada y datos inexactos?

Un voluntarismo ingenuo y la planificación desde el escritorio suponían, por ejemplo, que las escuelas del milenio serían la panacea para la educación rural o que el Yachay, la mayor innovación en el ámbito universitario. ¿Lo han sido? Frente al loable aumento del presupuesto educativo, ¿se han evaluado la calidad del gasto y sus resultados? ¿Mejoró la calidad de la educación?