Walter Spurrier

Ya es oficial

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 64
Martes 26 de febrero 2019

¿Quería o no el Presidente un entendimiento con el Fondo Monetario? Había dudas bien fundadas. El Ecuador colocó USD 1 mil millones al cierre de enero, lo que sugería que no habría acuerdo en el futuro inmediato. El acuerdo con el Fondo bajaría el riesgo país, por lo que hubiera convenido colocar bonos después de anunciarlo.

Tras el anuncio presidencial, sobre un acuerdo a nivel de misiones negociadoras, y expresando su satisfacción por ello, lo único que falta es que el directorio del FMI apruebe lo negociado. Un formalismo. El acuerdo es un hecho.

El Presidente Moreno resaltó que se abría las puertas a USD 10 mil millones en créditos en condiciones blandas. Buena noticia. Esa cifra era el objetivo de las autoridades nacionales, y muchos estimábamos que era difícil de alcanzar. Esos créditos no quieren decir que va a salirnos dinero por los oídos. No. En primer lugar, son distribuidos en tres años, y el Ecuador necesita créditos por alrededor de USD 8 mil millones anuales, parte de lo cual reemplaza a préstamos que se vencen.

Del total, USD4.200 millones vienen del FMI y van al Banco Central, a las reservas internacionales. El gobierno tiene maneras de llegar a ese dinero, por ejemplo, crédito a la banca pública. Pero buena parte, digamos al menos la mitad, deberá quedarse en el BCE para que los bancos tengan acceso a su dinero, que el gobierno Correa se llevó y a cambio entregó cetes, papeles de corto plazo que el Fisco no tiene como pagar a su vencimiento, y los renueva. Los otros USD 6 mil millones son de organismos internacionales y van a financiar proyectos de impacto social y empleo. El desafío es la capacidad del Gobierno para utilizar ágil y efectivamente estos fondos. En el pasado, la pesada burocracia ha dejado que se venzan préstamos por incapacidad de gastar.

Lo que no hay, en esos USD10 mil millones, es plata para gasto burocrático. El gobierno tiene el compromiso de eliminar el déficit primario (esto es, poder pagar todo sin créditos, excepto servicio de la deuda). Una medida es subiendo los impuestos, y el que trae suficiente plata es el IVA. Pero difícilmente logrará apoyo legislativo. La mejor vía es reducir la pesada burocracia, que nos cuesta más que la de los vecinos, en relación al tamaño de la economía. Hasta ahora, se han tomado medidas superficiales. Pero el recorte tiene que ser a fondo. Otra medida es los subsidios. El gobierno no manejó bien lo del diésel. Deberá irse el subsidio al diésel de transporte, y compensar a los buseros.

El acuerdo se propone reformas estructurales, en particular mejorar la capacidad exportadora. Ecuador dolarizado tiene que bajar costos. El punto central es reducir la rigidez laboral. Es el compromiso más difícil que asume el Gobierno en el acuerdo con el fondo.