Guido Calderón

Mitos turísticos del 2019

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 5
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 32
Viernes 03 de enero 2020

Los millennians son el 30% del mercado mundial, el planeta se adaptó para satisfacer sus gustos digitales, pero hay un 70% que crece sin ellos, en especial el turismo de lujo, de hecho, en Ecuador solo los hoteles 4 y 5 estrellas tienen nuevas grandes inversiones y su ocupación supera el 65%. El segmento “Plata” o mayores de 65 años ya llega al 10% del mercado mundial y su crecimiento plantea nuevos negocios.

Los millennians son fanáticos de “las experiencias” y acuden a todo lo que les de protagonismo en Redes Sociales, así sean salir a protestar en las calles y quemar edificios públicos.

Son la generación que más ataca la riqueza -desde sus lujosos teléfonos inteligentes- y los más solidarios con la pobreza, condición socioeconómica elevada a cuasi divinidad, que merece todo sin hacer nada. En 20 años o menos, el planeta estará gobernado por quienes odian a los ricos y aman a los pobres.

Crece la tendencia mundial por evadir impuestos, en las Apps de hospedaje hay miles de casas, departamentos o cuartuchos, que compiten con los hoteles que sí tributan. El hospedaje “no turístico” en Ecuador crece caótico gracias a permisos que da el Ministerio del Interior, que le pone el pie al Mintur, indicativo que este Gobierno no coordina a sus ministros.

El turismo interno cayó por varios meses, recién al fin de año los ecuatorianos se movilizan, luego del violento paro impulsado por la dirigencia indígena. Reclaman que todo el país pertenece a los descendientes de los pueblos ancestrales, lo cual está bien si todos nos hacemos un examen de ADN que determine a cuánta tierra tiene derecho cada persona. Varios dirigentes perderán sus latifundios.

Turismo y Socialismo no son compatibles. Venezuela y Nicaragua no tienen turistas. Argentina va a ser otro país cárcel al tener que pagar un impuesto del 30% a las salidas del país.

El turismo en México cae por un tobogán. En Ecuador de 2,5 millones de turistas a inicios de año la cantidad se sinceró en 1,2 millones al hacer una evaluación de las campañas socialistas, que fueron “ineficaces”.

Ni el emblemático “Tren de Alfaro” se salvó de la cleptomanía populista, cambiaron los durmientes de guayacán por palo barato. El tren está retaceado, partes trabaja otras no. Si no es rentable debe dejar de ser un monopolio estatal y concesionar a empresas y asociaciones. Es tan funcional como el “Tren Playero” del que quedó solo el humo.

Los que pagaron por el Plandetur 2020 no están en el gobierno y los que pagan por el Plandetur 2030 no estarán cuando se presente el 2040.

Tanta planificación, socialización, análisis, estudios, proyecciones, deberían llegar hasta el 2021 para alguna vez “evaluar” que se hizo bien o mal, porque esa manía socialista de medir todo en décadas -incluidos sus gobiernos- no da celeridad, ni eficiencia, ni responsabilidades, a ministros de turismo que promedian año y medio en funciones.

Columnista invitado