Gerente de la Epmaps se presentará ante el Concejo M…
Un trimestre de caída para los envíos de banano, cam…
La Asamblea suspende sesión para integrar comisiones…
Argentina registra récord diario de contagios y muer…
Senado de Florida ratifica polémico pacto con tribu …
Policía de Dubái busca a un gran felino suelto en la ciudad
Amada Ortiz, separada de la ID por apoyar la postula…
Médico alerta sobre del nuevo perfil de personas en …

Latinoamérica 3.0

Los planteamientos que hicieron Hidalgo y Morelos, Sucre, Bolívar, San Martín, Moreno, O’Higgins y Artigas en sus respectivas luchas de independencia, coinciden en el ideal de un bloque de naciones hermanas e independientes que debían surgir para resolver sus limitaciones y su período colonial de sumisión y mansedumbre.

En este primer gran momento, el que bajo un lenguaje computacional pudiéramos llamar el de Latinoamérica 1.0, se consolidó el surgimiento de los Estados-nación a lo largo de todo el subcontinente. La sangre derramada por años, los cañonazos, la rebelión, la insurgencia, dieron los primeros frutos. La incipiente vida independiente de Latinoamérica vio pasar, en más de una ocasión, frente a sus ojos, el riesgo de perder las libertades recién adquiridas. Poco a poco fueron estableciéndose las bases de la cotidianidad soberana -en el caso mexicano, la abolición de la esclavitud muchos antes que en EE.UU.

En la segunda versión, Latinoamérica 2.0, se dio la consolidación de un modelo ideológico social que dio paso a una democracia procedimental plena y al ejercicio de derechos ciudadanos. Sin embargo, antes de poder llegar a esta estancia, nuestra región tuvo que transitar por golpes de Estado y dictaduras militares. El único país que se salva de esta violencia generalizada es, precisamente, México. Esta etapa consumió nuevamente sangre, generaciones y oportunidades durante buena parte del siglo XX.

¿Qué habrá pasado en el camino? El diseño original de la América Latina independiente, como decía en su momento Simón Bolívar, quien concebía a Latinoamérica como un coloso capaz de resistir a cualquier otro coloso.

Al término de esta primera década del siglo XXI, cuando festejamos el Bicentenario de las Independencias Latinoamericanas, se presenta un gran momento para transitar hacia la consolidación de este modelo, de uno que sea capaz de dar autosuficiencia a las naciones latinoamericanas, que brinde la oportunidad de participar en los mercados internacionales para competir y no para depender, un nuevo modelo que ofrezca la liberación de las ataduras comerciales de los mercados internos y externos, que ofrezca la cooperación entre las naciones latinoamericanas para el beneficio y bienestar de sus pueblos.

Así como en los programas computacionales, en donde las versiones pasadas son de utilidad de la misma forma, como sociedad, debemos entender que los errores no son parte de nuestras tradiciones y no deben perdurar. Latinoamérica 3.0 es la tarea pendiente, la consolidación del modelo económico autosuficiente en lo fundamental y competitivo en el plano internacional.