Alfredo Negrete

Gambito de dama

Tiene experiencia, madurez, aunque un defecto que marcan sus antecedentes: es transparente pero astuta; y como en la película y el libro del título, lidera la apertura del ajedrez, juega con avidez: virtud y defecto. Parece una europea, con los dones para vivir en la Guerra Fría de los años 50 y 60. No es perfecta, lo demuestra al meterse en la chocolatera en se ha convertido la municipalidad de Quito. Es jugar al trompo en algún mercado de la capital.

La labor del Ministerio de Gobierno tiene cuatro ejes fundamentales: a) El político donde el triunfo no hace ruidos, pero si fracasa puede dar al traste hasta con el gobierno; b) El siguiente tema lo ocupa con urgencia la seguridad ciudadana que antes era meramente administrativa y de servicio policial; ahora, cambió de manera radical y tenebrosa. Es parte de la defensa nacional afectada con tentáculos que vienen- por comprobarse- principalmente de México y Colombia. Cualquier ciudadano que se haga cargo de esta cartera tiene que pagar el costo por la expulsión de la Base de Manta y los servicios de inteligencia de EE. UU. que estaban instalados en Quito. c.)- La siguiente tarea es compleja e histórica: modernizar, despolitizar y descriminalizar la estructura de la Policía Nacional de Ecuador. y d). – En esta agenda prioritaria, promover un cambio básico de la división territorial del país. Con la trilogía vigente de gobernadores, alcaldes y juntas parroquiales, más la multiplicidad de organismos autónomos alimentándose en los cantones la situación es y será ingobernable. En América Latina, desde su fundación, es un antisistema que muchas veces desarrolla gran parte de su actividad a base de dádivas o subsidios fiscales, bajo la presión del chantaje mediante un paro de actividades.

Regresando al primer eje, la nueva Ministra asume la cartera política con grandes vacíos. El Gobierno llegó al poder y en las primeras horas rompió el pacto con los social cristianos y el correísmo. Un lavado intestinal a fondo, pero también creó un vacío muy grande en el Ecuador de estos días. Como corolario no hay frente político ni en el Gobierno ni en la oposición. Mal de muchos consuelos de …

Por eso, la Ministra tendrá que bregar con una soledad parlamentaria que le recordará lo que sucedió en el gobierno de Osvaldo Hurtado y el indispensable pacto con una bancada mediante arreglos en las aduanas. A favor de la nueva funcionaria cuenta la proximidad de las elecciones que son un auxilio para las víctimas de varios “ Titanic” en que se ha convertido la oposición, huérfana de líderes, cuadros y repleta de novatos.

La puesta en escena política de Alexandra Vela recuerda a la película “Gambito de Dama” que, entre muchos de los consejos o sugerencias que suelta el guión, hay uno muy emblemático para la ocasión “Los hombres van a pretender enseñarte cosas. Eso no los hace más inteligentes. En general, no lo son, pero los hace sentirse más importantes.”