Enfoque internacional

El ejemplo de Brasil

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sábado 07 de enero 2012
7 de January de 2012 00:01

Brasil es ya la sexta economía del mundo. Y sigue creciendo, con optimismo empresario, apostando fuerte a su futuro y con fe en sus propias fuerzas y realidades. Por todo esto, pronto será la quinta economía del mundo, superando a Francia, si, como está previsto, recobra las tasas de crecimiento del orden del 5% que fueron normales en la década pasada. Con estabilidad, el año pasado Brasil creó 2,3 millones de puestos de trabajo y opera con una tasa de desocupación del 5,2%, medida con honestidad, es decir, sin las caprichosas distorsiones a las que estamos acostumbrados. Institucionalmente, Brasil ha evitado concentraciones excesivas de poder y cuenta con un Poder Judicial independiente e imparcial, que no está sometido al poder político. La oposición cumple su rol y pesa en el actuar del Poder Legislativo. La libertad de prensa es una realidad y está garantizada.

Nuestro vecino exporta alrededor de USD 220 000 millones y cuenta con reservas del orden de los USD 350 000 millones. La inversión pública brasileña en infraestructura fue de unos USD 77 000 millones, en un esfuerzo de modernización que es indispensable para afianzar la marcha de un país que apunta, confiado, a convertirse en una de las potencias del mundo, sueño que es compartido por todos sus habitantes. El saldo de su balanza comercial es fuertemente positivo, de unos USD 27 000 millones.

En lo social, los cambios son también profundos. En la última década, la pobreza en Brasil se ha reducido del 35 %, en 2001, al 24 %, en 2008, y la marcha por disminuir las desigualdades de ingresos sigue adelante. Hoy la clase media brasileña es ya más de la mitad de su población.

En 2008, Brasil pasó de ser un país ‘deudor’ internacional a ser uno de los actuales ‘acreedores’. En su realidad, atrae a lo sustancial de la inversión extranjera en la región y tiene también el mercado bursátil más importante de América del Sur, que además es el cuarto del mundo. Su creciente demanda interna, sumada a las de China, la India y otros países asiáticos, seguramente hará una contribución sustancial a la reactivación de la economía mundial. Su visibilidad crecerá como resultado del éxito de sus esfuerzos, y porque será sede del Mundial de fútbol 2014 y de los Juegos Olímpicos 2016.

Nuevo granero del mundo, el mayor productor mundial de azúcar, de café y jugo de naranja, Brasil, además de importante productor industrial y minero, va ahora camino a ser potencia petrolera. Es ya el sexto productor de cacao y cuenta con el stock de ganado más grande del mundo: unos 200 millones de cabezas. Se ha transformado en el mayor exportador mundial de carnes.

Comparado con la Argentina, Brasil en 1998 exportaba 1,9 veces más que nosotros. Hoy, esa brecha es de más del triple.