Protección de datos, ley postrera de la Asamblea

El derecho a la intimidad de los datos personales y su protección serán garantías del Estado a través de una Ley Orgánica y la creación de la Superintendencia Pública de Datos.

La norma fue aprobada el lunes y es una de las deudas pendientes que la Asamblea tenía con la sociedad.

El proyecto de Ley fue elaborado por el Ministerio de Telecomunicaciones y la Dirección Nacional de Registro de Datos Públicos, Dinardap. Se regulará el uso y seguridad de los datos de las personas.

Los aspectos protegidos tienen que ver con datos biométricos, como las características físicas y fisiológicas de la gente, las imágenes personales y hasta las huellas dactilares.

Además, mediante la norma, se protegerá la información genética. Los aspectos étnicos, de género, la orientación sexual, la religión y la ideología, pertenecen al ámbito personal y deben estar protegidos y ser, idealmente, invulnerables.

Otro tema importante es la reserva sobre los datos crediticios y la capacidad financiera cuya información debe manejarse con discreción, incluso en el afán de preservar la integridad de la seguridad personal y familiar, sin hacer mal uso de ella.

Toda esta información, que pertenece al ámbito personal, debe guardar confidencialidad, ya que corresponde al ámbito y fuero interno de cada persona.

Los datos son de uso delicado y sin una regulación adecuada se pueden prestar para maniobras interesadas. Es por eso que la aprobación de esta ley tiene ribetes importantes en materia de los derechos individuales. Las personas pueden pedir rectificar datos o eliminarlos, si es del caso.

La votación en el Pleno de la Asamblea el lunes último contó con 118 votos a favor y una abstención.

Como consecuencia, una vez que el Ejecutivo sancione con la aprobación total o parcial o con algún veto específico, se habrá de nombrar un Superintendente para garantizar la plena aplicación de estos derechos.

El nuevo Superintendente, que saldrá de una terna enviada por el Presidente, deberá cumplir su tarea durante cinco años.