Unas palabras, un homenaje al trabajo de mamá

La maternidad es tan gratificante como dura. Quizás estas palabras representen a una parte de las madres del país o del mundo. Las escribió Johanna Schopenhauer a su hijo Arthur. Ella era una novelista alemana y él, unos años más tarde se convirtió en un afamado filósofo.

El joven era impertinente y hasta se ausentaba de casa en Weimar. En la misiva, muy famosa ahora incluso en el mundo de las redes sociales, ella le invitaba a ir a casa con estas palabras: “Me gustará mucho tenerte unos días conmigo; lo único que te pido es que te traigas contigo el buen humor y que dejes en casa ese espíritu tuyo de discusión a fin de que no tenga que pasarme tardes enteras discutiendo acerca de las bellas letras o las barbas del emperador”. En otra misiva, redactada el 13 de diciembre de 1807, Johanna le dijo: “Durante los días que tengan lugar mis reuniones puedes quedarte a cenar conmigo, con tal de que te abstengas de tus penosas disputas, que se me hacen molestas, así como todas tus quejas sobre este estúpido mundo y la miseria humana, porque todo ello me hace pasar mala noche o tener malos sueños, y a mí me gusta dormir bien”.

Poco ayudaron esas cartas. Arthur Schopenhauer se convirtió en el padre del pesimismo metafísico; pero su madre lo intentó. Al final, los hijos escogen el camino de vida y lo que les hace felices. Las madres, de la misma manera, hacen su mejor esfuerzo para cumplir su rol e incluso muchas luchan más allá de los límites. En el país y el mundo existen madres que trabajan de sol a sol para sacar adelante a sus hijas e hijos e incluso buscan la verdad sobre sus vástagos desaparecidos. Cada mamá tiene su historia y solo ella sabe lo que ha hecho para salir adelante.

Muchas veces la sociedad es ingrata con la maternidad y, penosamente, muchas veces los propios hijos son ingratos con sus madres. Ahora mismo, vivimos una época de cambios y si bien este es un día que se ha transformado en una fecha comercial; está en nosotros en homenajear con respeto a diario a las personas que han decido ser madres y ser gratos por el trabajo y contribución que han hecho a la sociedad.