Una acción para una diplomacia de más calidad

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 25
Sábado 30 de noviembre 2019

El Ministerio de Relaciones Exteriores dio otra señal en el camino correcto. La Academia Diplomática retoma la senda que la caracterizó.

Con un acto solemne y en aquella residencia del centro norte de Quito donde funcionó en años pasados, el canciller José Valencia dio los lineamientos generales de esta nueva fase.

Fundada en 1944 para otorgar fundamentos y seguir acompañando la formación de miembros del servicio exterior, la Academia Diplomática tuvo entre sus directivos y maestros a lo más granado y selecto del pensamiento y la acción en el complejo campo de la diplomacia.

Calidad, profundidad, visión del mundo y de las diferentes corrientes contemporáneas son consustanciales a la formación de embajadores, personal de las embajadas y cuerpos consulares.

La primera impresión de un país, su fachada, pero sobre todo su hondo contenido, se expresan vivamente en la calidad y el acervo cultural de los miembros del servicio exterior.

Personas con sólida formación académica, con experiencia en el ejercicio de sus funciones, con fina lectura del manejo de las relaciones y un estudio profundo de la geopolítica y de los países a los que son asignados para cumplir su misión por el Ecuador, es algo fundamental.

Pero así mismo la experiencia acumulada y transmitida en un centro de estudios de altísimo nivel, como fue tradicionalmente la Academia Diplomática, sirve a los objetivos nacionales de modo más eficiente y mejor. Esa es la cara amable pero firme, serena y profunda que el país merece proyectar.

Lamentablemente los tiempos oscuros, cuando se puso a la diplomacia al servicio de una visión ideológica, de mezquinos intereses, hicieron mucho daño al Ecuador.

Por fortuna existe en el país y en la Cancillería un músculo potente y un fondo conceptual suficiente para haber reparado el entuerto.

Con el relanzamiento de la institución y con el ideal de perseguir la excelencia en varios niveles formativos, se recuperarán, con seguridad, los pasos perdidos.