Una necesaria reivindicación, en un siglo feminista

En la edición del 8 de marzo, ocho mujeres escribieron sus reflexiones en las páginas de opinión de este Diario por el Día Internacional de la Mujer. Todas cumplen un rol importante en la sociedad.

Cuatro de ellas son periodistas de EL COMERCIO. Como profesionales, han cubierto los terribles casos de abusos y violencia hacia la mujer. En su memoria quedan imborrables el recuerdo de niñas y mujeres que han sido violadas y asesinadas con saña por aquellos que se creyeron propietarios de sus cuerpos, de sus mentes y de sus almas. Escriben frecuentemente sobre el dolor en las familias por la saña con que las mujeres fueron víctimas y la impotencia que sienten ante falta de justicia y la impunidad de los victimarios.

Las otras cuatro columnistas fueron invitadas. Todas tienen interesantes e importantes trayectorias que aportan a la sociedad ecuatoriana desde el activismo feminista: son antropólogas, poetas, curadoras de arte, indígenas. Sus opiniones son una expresión de lo que se busca y lo que se requiere en el país.

Las ocho mujeres contaron, desde sus respectivas sensibilidades, lo que sienten, viven y piensan las mujeres en una sociedad que no deja de ser machista. Todas, sin excepción, fueron columnas que conmovían, que llamaban a la reflexión sobre la violencia que se ejerce sobre las mujeres, las desigualdades en el trabajo, su dura e incansable lucha por ir contra la construcción social sexista que se nos ha heredado.

Y pese a ello, las mujeres están dando pasos agigantados en la sociedad desde hace algún tiempo. Tienen una mayor participación en sus comunidades, en sus trabajos, en la vida política y pública. Cada vez hay más mujeres ocupando cargos importantes en empresas. Su mayor participación en la sociedad no es solamente desde los roles más importantes de la política y las empresas, sino también desde las cotidianidades.

Las tres páginas de Opinión son una señal, aunque tampoco es suficiente, de un compromiso para que haya más justicia y equidad en este siglo, que se nos presenta feminista.