Escenario internacional complejo para Ecuador

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 5
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 3
Viernes 28 de diciembre 2018

Para un país dependiente de los ingresos petroleros como Ecuador, el desplome de los precios del crudo en el mercado internacional hace prever un escenario más complicado para el manejo de las finanzas públicas.

El precio del crudo West Texas Intermediate (WTI), que sirve de referencia para calcular la cotización del petróleo ecuatoriano, ha caído cerca de USD 30 por barril desde octubre pasado y actualmente se encuentra por debajo de la estimación oficial para el presupuesto del 2019.

Ayer, la cotización del WTI cayó 3,48% y cerró en USD 44,6 por barril, lo que deja al crudo ecuatoriano en alrededor de USD 40. El presupuesto revisado del próximo año prevé que estará en un promedio de USD 50. De mantenerse la diferencia entre el precio proyectado y el actual, el fisco dejaría de percibir USD 700 millones durante el 2019, lo que obligará al Gobierno a realizar más ajustes al gasto o a buscar otras opciones de ingresos, como la reducción de subsidios.

El escenario petrolero puede cambiar en algo el próximo mes, cuando Arabia Saudita concrete el recorte de su producción según lo acordado a inicios de diciembre, durante una reunión de la OPEP, en Viena.

Pero el repunte de precios podría ser, en el mejor de los casos, marginal, ya que existen otros problemas que mantendrán los precios del petróleo en los niveles actuales.

El principal es el menor crecimiento de la economía mundial. El FMI cree que el próximo año crecerá 3,7%, lo que significa 0,2 puntos menos de su anterior proyección. Las políticas de estímulos fiscales en Estados Unidos están empezando a menguar y la guerra comercial entre la primera potencia mundial y China ya está pasando factura al crecimiento económico.

A esto se suma la política de la Reserva Federal de Estados Unidos, de incrementar las tasas de interés hasta un 2,5%, lo que encarece el financiamiento para países como Ecuador. Ante este escenario internacional complejo y volátil, el Gobierno necesita aplicar medidas que corrijan los desequilibrios fiscales, impulsen la inversión y generen empleo.