Las reformas irán a la Asamblea en un mes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 1
Jueves 25 de julio 2019

Las reformas indispensables para articular un plan que cumpla con los objetivos de reordenamiento económico llegarán hasta fin de mes.

El 24 de agosto la Asamblea Nacional concluye su vacancia legislativa y estaría en disposición de abordar los temas que marcan una urgencia por sacar al país de la rémora.

El legislativo está en deuda con el país. La organización de sus comisiones ha paralizado varias de las acciones de la Asamblea, lo cual es desesperante. Es de esperar que cuando llegue el proyecto la Asamblea pueda acometer la tarea sin dilatorias.

La idea inicial era llegar con las distintas reformas legales proyectadas hasta el mes de octubre. Unas consideraciones técnicas aconsejan adelantar los tiempos de envío.

La respuesta positiva de los organismos multilaterales, su comprensión del estado de la cuestión y de los planes del país en materia socioeconómica merecen un tratamiento legislativo acorde al nuevo panorama.

Urge una reforma laboral que promueva sobre todas las cosas el trabajo en aquellos ecuatorianos que no lo tienen o apenas se nutren de empleo inadecuado -unos 5 millones-. Para esta reforma tanto las cámaras de la producción como los sindicatos deben comprender el problema y ser sensibles a las susceptibilidades.

Sin empresarios y sin trabajadores no hay reforma que valga ni los legisladores van a querer pasar una reforma que tense esas cuerdas.
Es urgente la inversión, el retorno de capitales desde el exterior, la garantía a la seguridad jurídica y la generación de sinergias virtuosas.

Además, hay que tratar el tema de impuestos, el Estado debe recaudar más, pero se debe estimular al aparato productivo y atraer inversiones.

Otro aspecto clave para alentar la inversión y la atención a empresarios medianos y pequeños es una reforma al Código Monetario impuesto por el anterior Régimen, que ha sido un dogal. Urgen tasas más bajas.

La reforma deberá estar lista antes de presentar la Pro forma 2020 en noviembre. Si las reformas no pasan, el Ejecutivo deberá hallar otras formas para financiar el Presupuesto.