Hacia el balotaje, entre tensiones y desencuentros

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 15
Sorprendido 0
Contento 31
Martes 23 de febrero 2021

Dos semanas se tomó el Consejo Nacional Electoral para proclamar los resultados de la primera vuelta electoral.

Andrés Arauz y Guillermo Lasso pasaron a disputar el balotaje.

Pero la historia de estos días estuvo llena de piedras en el camino. El resultado de las encuestas a boca de urna mostró un primer escenario. Luego, los dos conteos rápidos no abonaron a la tranquilidad.

La misma noche del 7 de febrero ya se dio pie a la zozobra y a la sospecha. Si en primera instancia se comunicó un conteo rápido parcial -que de suyo ya tiene rangos numéricos ajustados, nunca exactos-, la rectificación a los pocos minutos del primer resultado no oficial trajo desazón.

Con la expectativa del primer anuncio, la candidatura de Yaku Pérez luego se sintió engañada. Mientras, Guillermo Lasso pedía prudencia y paciencia para ver el resultado final del conteo oficial de votos.

El ganador de la primera vuelta, por su parte, se cruzaba de brazos como testigo de la contienda verbal entre las otras dos candidaturas.

Tras cuatro días de agrias disputas y desentonadas acusaciones, llegó un momento de remanso que fue visto con optimismo y como buena señal por la mayoría de ecuatorianos: un acuerdo entre Lasso y Pérez.

Pero todo fue una ilusión. Vinieron las cartas, las declaraciones salidas de tono y la preparación de la larga marcha desde Loja, que hoy debe traer al menos a 5 000 partidarios de Pachakutik a la capital, para reclamar por lo que piensan son sus derechos conculcados en los conteos.

Finalmente, el CNE cerró la puerta a cualquier acuerdo al margen de la letra de la Ley y proclamó resultados: Arauz, 32,72%; Guillermo Lasso, 19,74%; Yaku Pérez, 19,38%.

Vienen los reclamos que son objeciones e impugnaciones en los ámbitos administrativo y jurisdiccional. Pachakutik pide el recuento de 10000 mesas. Toda señal de serenidad se perdió el fin de semana de Carnaval.

Las marchas, si no son violentas ni las infiltran, son legítimas; los resultados son otra historia. El país necesita tranquilidad para encaminarse a la elección del futuro presidente.