América Latina afronta graves retos sobre libertades

La mayor persecución a la disidencia en China, Rusia, Venezuela, Cuba o Nicaragua, la caída de frágiles democracias en Birmania o Sudán, y los giros autocráticos en gobiernos de Brasil, Hungría o El Salvador son algunas de las tendencias denunciadas en el nuevo informe anual de Human Rights Watch (HRW) que fue lanzado el jueves.

El documento de 700 páginas, que repasa la situación de la mayoría de los países del planeta en 2021, también destaca el deterioro de las libertades en países como Turquía, Tailandia o Egipto, las transferencias “no democráticas” de poder en Túnez o Chad, o preocupantes abusos en Filipinas o la India.

La investigación denuncia que en el segundo año de pandemia muchas dictaduras o líderes con tendencias autocráticas amenazaron, silenciaron o detuvieron a trabajadores sanitarios, periodistas y otras voces críticas a la respuesta de las autoridades a la crisis cuando esta resultó ser fallida.
Países como México, Nicaragua o Venezuela fueron ejemplos de estas prácticas, mientras que en algunos casos se usó la pandemia como pretexto para acabar con protestas contra el gobierno mientras se permitían otras a su favor, como ocurrió en Rusia o en Cuba. HRW denuncia, por ejemplo, que el autócrata Nicolás Maduro utilizó el estado de emergencia decretado por la llegada del covid-19 para intensificar su control de la población.

A su vez, la ONG defensora de los Derechos Humanos observa que los gobiernos de El Salvador y México están llevando a cabo arremetidas antidemocráticas constantes contra los demás poderes del Estado y contra los medios de comunicación.
El organismo alerta también sobre la precaria situación en las cárceles, la inseguridad y las restricciones de derechos o limitada protección a mujeres, niños y refugiados en Ecuador.

Es preocupante que América Latina experimente un alarmante retroceso de las libertades básicas y algunos líderes elegidos democráticamente estén atacando la independencia de la sociedad civil. En definitiva, según HRW, los líderes democráticos actuales no están a la altura de los desafíos que enfrenta el mundo.

Suplementos digitales