¡Ecuador, gracias!

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 67
Domingo 02 de junio 2019

Todd C. Chapman
columnista invitado

En enero del 2016, llegué como Embajador de los Estados Unidos al Ecuador. Así, mi esposa y yo empezamos una aventura. Viajamos a lo largo y ancho de este bello país para entender mejor la riqueza de su cultura, conocer su gente y disfrutar de la diversidad de su naturaleza. Mientras lo hacíamos, el Ecuador fue plasmando ricas memorias en nuestros corazones a través de los ecuatorianos que han dejado huellas en nuestras vidas.

Aprendí del espíritu solidario de su gente. Esto fue evidente a los pocos meses de mi llegada, cuando ocurrió el devastador terremoto de abril de 2016. Recuerdo claramente el panorama desolador de varias zonas. Los ecuatorianos se movilizaron para ayudar a sus compatriotas en Manabí y Esmeraldas. Fue así que el Gobierno de Estados Unidos trabajó junto con nuestro sector privado y organizaciones no-gubernamentales para facilitar el envío de ayuda humanitaria para las zonas afectadas por esta tragedia.

Más tarde vinieron nuevas oportunidades para reanudar los lazos históricos entre los dos países basados en valores compartidos como la democracia, la transparencia y el respeto a los derechos humanos. Durante mi visita por distintas ciudades descubrí la maravillosa predisposición del pueblo ecuatoriano hacia los Estados Unidos. Y a su vez, la visita del vicepresidente Mike Pence en junio de 2018 ratificó la importancia que, para Estados Unidos, tienen sus relaciones con el Ecuador.

Tras esa visita, continuamos construyendo nuestra cooperación bilateral para el beneficio de nuestros pueblos. Firmamos acuerdos para intensificar los esfuerzos conjuntos para combatir los crímenes transnacionales como el narcotráfico. Trabajamos estrechamente con el Gobierno para fortalecer la seguridad regional, combatir la corrupción y apoyar al desarrollo, por lo que renovamos la cooperación entre USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) y el Gobierno ecuatoriano.

Reactivamos y profundizamos los lazos comerciales, colaborando con el sector privado en los dos países para abrir mercados y apoyar el crecimiento y el desarrollo económico. Estamos orgullosos de apoyar a los jóvenes emprendedores y especialmente a las emprendedoras, quienes aportan tanto a la economía como al desarrollo social.

Hay tanto que hemos logrado juntos. Agradezco al Gobierno y al pueblo ecuatoriano, al sector privado, a la sociedad civil, a mis colegas en el cuerpo diplomático y en la Embajada y el Consulado de los Estados Unidos.Me voy con gran optimismo de las oportunidades que vendrán para seguir expandiendo nuestra relación en el futuro.

Sinceramente les digo: ¡Ecuador, gracias! Es hora de continuar mi camino, pero siempre con el Ecuador en mi corazón.