Más migrantes vuelven al Ecuador por festividades
Vecinos cuentan los tesoros de su barrio
Nueva Ley establece fusión entre BanEcuador y la CFN
Tres secretarías se enfocan en lo social y la inversión
Déficit de 6 000 docentes en Ecuador
Argentina detecta primer caso de Ómicron en viajero …
Cuenca encendió su árbol de Navidad
Trámite de derogatoria a reforma tributaria tomará meses 

Control de liquidez

Desde que el Ecuador decidió dolarizar su economía resignó su política monetaria. Cuando el sucre estaba en circulación antes de la dolarización, las divisas que entraban al país por concepto de transacciones reales o financieras pasaban por el Banco Central para ser convertidas en sucres. Cuando una persona o empresa quería comprar algún bien o servicio del exterior o pagar una deuda en el exterior debía utilizar sucres para comprar dólares y remitirlos al exterior. Estas operaciones se canalizaban a través del Banco Central. De esta manera, la entrada y salida de divisas determinaban el monto de la reserva monetaria internacional que se constituía en una especie de colchón para realizar operaciones con el exterior. Una de las fuentes de creación y destrucción de dinero primario estaba en función de los flujos netos de divisas con el exterior cuya administración la realizaba el banco central. Así por ejemplo, una entrada de divisas suponía mayores sucres en la economía aumentando la liquidez en moneda nacional, y una salida de divisas significaba una contracción de la liquidez interna. La otra fuente de liquidez interna la constituía el crédito interno neto por parte del Banco Central. Estas dos fuentes conjuntamente con las reservas bancarias, determinaban el monto de la base monetaria. En dolarización desapareció la maquinita para convertir las divisas en moneda nacional y viceversa. La maquinita fue sustituida por los flujos de divisas que entran y salen del país. Por lo tanto, la liquidez en dolarización está determinada por el saldo de la balanza de pagos. Es importante que las transacciones que dan origen a una entrada de divisas entren a la economía en el momento en que se producen, de no ser así, el sistema financiero debe utilizar divisas de su caja para pagar la transferencia afectando el saldo de recursos disponibles. En la actualidad, el Banco Central controla la salida de capitales que se intermedia a través del sistema financiero, pero no tiene control sobre la entrada de divisas, por lo cual, una institución financiera puede decidir dejar esos dineros en un banco extranjero y no traerlos. Esta conducta, por demás lícita, afecta la liquidez, ya que si en un momento de desconfianza, producto de una crisis, los agentes económicos decidieran dejar sus dineros en el exterior, la liquidez de la economía disminuiría provocando una restricción del crédito lo cual a su vez afectaría al crecimiento económico y al empleo. Por esta razón, en dolarización es crucial implementar mecanismos para controlar el flujo de divisas para mantener una liquidez apropiada para que la economía funcione adecuadamente. Este es el objetivo que persigue una de las últimas regulaciones del Banco Central.

Suplementos digitales