Policía se decomisa más de una tonelada y media de c…
La defensa de Álex Saab considera ‘ilegal̵…
Petróleo a USD 100 por barril, ¿un nuevo ‘boom’?
Alexandra Vela: ‘La desestabilización de la de…
La mano de obra escasea en el Austro por la migración
Solo 3 de cada 100 obreros pertenecen a un sindicato…
Victoria tiene depresión y pesadillas tras violación…
Quito tiene 30 parques metropolitanos, Guayaquil cue…

Universidad Católica, un equipo que golea y juega bien

Universidad Católica goleó a LDU en Casa Blanca el 13 de junio del 2019. Foto: API

Universidad Católica goleó a LDU en Casa Blanca el 13 de junio del 2019. Foto: API

Universidad Católica goleó a LDU en Casa Blanca el 13 de junio del 2019. Foto: API

Los lunes, en Universidad Católica, son días dedicados a la evaluación del último juego. Santiago Escobar reúne a su plantilla y el videógrafo Yosman Vivas coloca en un proyector una cinta de 20 minutos, en donde se desmenuzan los movimientos del equipo.

El sábado 13 de julio del 2019, Católica arrolló a Liga como visitante en el Rodrigo Paz. Lo goleó 5-1 con una exhibición sublime de fútbol profundo: juego de posición, continuos enfrentamientos 1-1 de extremos contra laterales, definiciones por el centro del área, triangulaciones, pases.

Cuenta el golero Hernán Galíndez, uno de los símbolos del ‘Trencito’, que ‘Sachi’ Escobar es tan minucioso en el análisis y es capaz de encontrar errores incluso en estas victorias inapelables. “Cuando goleamos a Melgar (6-0 por la Copa Sudamericana, el profe nos encontró aspectos para mejorar. Tiene una exigencia muy alta”.

Sin embargo, Escobar cambió la rutina ayer: cedió la palabra al grupo. “Muchachos, quiero oír la opinión de cada uno de ustedes de cómo fue el partido y cómo miran al equipo en la temporada”.

“El ejercicio grupal fue un éxito” relata el capitán, Facundo Martínez, jugador del equipo desde el 2009. “Empezaron hablando los más jóvenes del equipo. Uno de los chicos, Édison Guerrero, de 18 años, dijo que sentía orgullo de pertenecer al equipo, de vernos jugar de esa forma tan contundente. Habló él y también Joao Quiñónez, gente que apenas está empezando su camino como profesionales”, dijo el 10.

Generalmente, la evaluación pospartido dura 40 minutos, pero la reunión de ayer se extendió por 75. Luego del ejercicio, Escobar comprometió a sus jugadores a seguir por la misma senda. “Él siempre utiliza una frase: ‘Hay que dignificar a diario la profesión de futbolistas’, añade Galíndez, quien identifica en Escobar a un especialista en la gestión del talento humano: siempre tiene una palabra de motivación para todos los jugadores y sabe cómo guiarlos.

Cuatro goleadas en lo que va de la temporada
Nunca antes un equipo había superado a Liga en el estadio Rodrigo Paz por un marcador tan amplio, desde 1997. Pero en el caso de los ‘camarattas’ la producción contundente no es una casualidad: esta es la cuarta vez que el equipo anota cinco o más goles en la presente temporada, tanto en el certamen local, como en la Copa Sudamericana, en donde ha avanzado dos rondas.

El 4 de marzo, el ‘Trencito’ goleó 6-0 a Fuerza Amarilla; volvió a repetir dicho marcador el 21 de mayo, por la Copa Sudamericana ante el Melgar peruano. El 5 de julio goleó 6-2 a Técnico Universitario por el torneo local y el pasado sábado goleó 5-1 a Liga.

Escobar es un amante de que sus equipos tengan el balón y cuando lo pierden, que lo recuperen pronto. A inicios de esta temporada profundizó sus trabajos para que sus delanteros colaborasen con las tareas defensivas. Llegaron Bruno Vides y el paraguayo Luis Amarilla, que presionan por el centro, mientras que los hermanos Jeison y Walter Chalá presionan por los costados.

“La idea es que siempre el balón esté lo más lejos del área de Hernán Galíndez. Para ello es más importante que los jugadores colaboren, que el delantero sea el primer defensa”, sostiene el entrenador colombiano.
Para el partido con Liga, en el análisis previo se estableció que el peor escenario para Universidad Católica era dejar que los albos se asienten en la cancha o que intenten dominar el balón. Por ello, decidieron discutir la posesión del esférico desde la primera jugada sin dar treguas. El cuerpo técnico alertó sobre un patrón de juego de los albos: cuando encuentran espacios cerrados siempre intentan buscar al golero Adrián Gabbarini.

Por ello, tanto Vides como Amarilla molestaban continuamente al golero argentino en sus salidas. Fue un partido perfecto, pero Escobar y sus dirigidos quieren más: el sábado recibirán a Aucas y después quedarán listos para la serie ante ante Independiente de Argentina, por la Sudamericana

Suplementos digitales