Dos entidades de EE.UU. viajarán al Ecuador para ana…
Quito perdió a su ‘Rey del Trompo’
Los puntos de vacunación de Ibarra, en Imbabura, pre…
Lasso acepta reunión con Pachakutik, una vez que ret…
Superintendencia autorizó venta en Ecuador de Inpaec…
Concurso para Contralor y caso de Fausto Murillo pro…
John McAfee, creador del antivirus McAfee, hallado s…
Nueva York pone fin al estado de emergencia por la m…

Policía peruana retoma control de estadio tomado por evangélicos

Integrantes de la iglesia Evangélica en los exteriores del estadio en Lima. Foto de la cuenta Twitter @gianfc

Integrantes de la iglesia Evangélica en los exteriores del estadio en Lima. Foto de la cuenta Twitter @gianfc

Integrantes de la iglesia Evangélica en los exteriores del estadio en Lima. Foto de la cuenta Twitter @gianfc

La Policía del Perú recuperó hoy el control del estadio Alejandro Villanueva, del club de fútbol Alianza Lima, después de que hinchas del equipo se enfrentaran a un grupo de evangélicos que tomó parte del recinto que está en litigio.

“Teníamos policías en el interior y logramos separar a los dos bandos. Ahora vamos a mantener el control hasta que la autoridad judicial determine a quién pertenece la propiedad”, dijo el jefe de la Policía de Lima, Gastón Rodríguez, a la prensa.

Cerca de 100 miembros de la iglesia evangélica Aposento Alto, de radical posición a los cambios sociales, tomaron la explanada del estadio en la madrugada. “Se metieron por las paredes con escaleras. A pesar de que los vigilantes del estadio realizaron disparos, no se detuvieron”, contó un vecino.

La explanada del estadio, en el distrito limeño La Victoria, está en litigio desde 2016, cuando representantes de la iglesia señalaron que compraron el terreno, lo que no es reconocido hasta ahora por el club.

El disturbio empezó cuando hinchas de Alianza Lima ingresaron con palos para desalojar al grupo evangélico, que pintó las insignias del club en la fachada. El enfrentamiento duró menos de media hora y dejó un herido y tres detenidos. “La institución se ha visto afectada por lo que consideramos una invasión a las instalaciones”, señaló el club en un comunicado.

El líder de Aposento Alto, Alberto Santana, afirma que el estadio será suyo porque “Dios lo ha ordenado” y que lo convertirá en “un templo para salvar delincuentes”. El pastor evangélico busca comprar todo el recinto y los terrenos adyacentes, pero Alianza Lima afirma que no están a la venta.

“Cuando Dios nos lo ha dado, no hay nada que lo pueda impedir. Quizás humanamente los dirigentes intenten salvar ante la Sunat (la Superintendencia Tributaria, ante la cual el club tiene deudas) el embargo o la venta del estadio, pero no se va a poder”, desafió Santana.

Alianza Lima se disputa con Universitario el honor de ser el club más popular del fútbol peruano. Según encuestas, esos dos equipos suman más de un 70 por ciento del total de hinchas peruanos.