25 de octubre de 2018 00:00

Pablo Repetto: ‘Hemos mejorado, pero tenemos autocrítica’

Pablo Repetto, entrenador de Liga de Quito, habla sobre Fabián Bustos y su cargo en Delfín SC. Foto: EL COMERCIO

Pablo Repetto, entrenador de Liga de Quito. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 8
Pablo Campos. Coordinador (D)

Pablo Repetto nació en Montevideo, el 14 de marzo de 1974. Esta es su segunda temporada en Liga de Quito. Este año logró clasificarse a la final del torneo. Dirigió a Independiente del Valle desde el 2012 hasta el 2016. En este último año logró clasificarse a la final de la Copa Libertadores. Perdió con Atlético Nacional.

Él ­sostiene que  el torneo se definirá en la fecha final, pues aún hay ocho clubes en pelea.

Darío Tempesta, DT de Aucas, sostiene que en cuatro jornadas se conocerá la suerte de la etapa. ¿Usted coincide?
No es por contradecir al colega, pero al haber ocho equipos en pelea, seguramente esto se va a decidir en la fecha final. De los ocho aspirantes, alguno se caerá en las próximas jornadas, pero van a quedar más cuadros en pelea. Ojalá no sean muchos más, pero va a ser un campeonato como hasta ahora: apasionante para la gente. Mire lo que va a pasar el fin de semana: ¡se van a enfrentar los ocho equipos que pelean!

Usted dice que el torneo es apasionante para la gente. Pero, ¿lo es porque los equipos son irregulares o porque hay un buen nivel?
Es difícil opinar, uno no termina de darse cuenta si es por la una razón o por la otra. Para mí, hay buenos equipos, cuadros parejos en el torneo. Estos equipos están bien, consiguen puntos y hacen que la lucha sea tan apretada.

La punta del torneo, ¿les llega en un momento ideal? ¿O habría sido mejor asaltar el primer puesto en el remate de la etapa?
Somos líderes, pero también hay otros dos equipos, son apenas los goles de visitante los que nos tienen arriba. No me fijo en la tabla por la gran cercanía que hay. Estamos entre los opcionados y cada partido que sumemos será mejor para nuestras opciones y para quedarnos solos con la punta.

Ha sido un año con muchos matices, como la salida de Hernán Barcos, que parecía que iba a ser determinante para ustedes, pero apareció Juan Luis Anangonó. Ud. a inicio de año le dijo al jugador que contaba con él. ¿Siente que Anangonó fue consecuente con su confianza?
Desde que armamos el plantel, a inicio de año, confiamos en él. Se barajó la posibilidad de traer otro jugador, pero nosotros queríamos que él y Barcos sean los delanteros, sumados a Reascos (Djorkaef), que lamentablemente se lesionó. Apuntamos a Anangonó porque le teníamos mucha confianza. Él se fue ganando el lugar. En la primera etapa no tuvo muchos minutos, pero sí goles y en esta segunda etapa ya con minutos y también con goles y hoy es un jugador importante.

Tras la salida de Barcos también aparecieron más líderes. Adrián Gabbarini y Hernán Pellerano son voces cantantes en su camerino...
Todo vuelve al armado del equipo, a inicio de temporada. Este era un plantel joven y había que buscar gente de experiencia, que tenga jerarquía y también liderazgo. Yo a Pellerano lo llevé a Olimpia y conocía cómo es y lo que podía aportarnos. De Gabbarini teníamos la referencia de que era capitán de su equipo, que tenía liderazgo y trayectoria. Llegaron a un plantel que en líneas generales tenía poca experiencia, pero necesitábamos de esos jugadores que marcan las pautas del día a día, del vestuario. No solo nosotros, sino ellos, desde sus lugares fueron determinantes.

¿Pero usted sigue siendo el líder de este grupo? ¿Qué porción de liderazgo le otorga a los capitanes y líderes influyentes de la institución?
Diría que el líder es el equipo, que cada uno tiene su lugar, su liderazgo importante. Se respetan los roles y cada uno se siente importante en el lugar que le toca. Cuando uno cumple y se siente importante aportando para la institución, entonces todo funciona con más armonía.

Gabbarini atajó 33 de los 35 partidos. En las últimas dos semanas se estrenaron dos goleros (Leonel Nazareno y Erik Viveros). ¿Cómo vivieron esta contingencia?
Nuestra idea es que Gabbarini siempre esté bien y que juegue. Pero Nazareno y Viveros son arqueros de futuro y han hecho bien las cosas. Demostraron que están bien. Eso también reivindica el gran trabajo que hace Humberto Pretti como preparador de arqueros, un trabajo que se hace bien y que valoramos.

Liga ha mejorado en la tenencia de balón, en ciertas transiciones cuando ataca, defienden bien, le hacen pocos goles. Sin embargo, no practica el juego vistoso que la hinchada le pide continuamente.
Hemos mejorado pero tenemos autocrítica. Nosotros queremos un equipo con más variantes, con mejores transiciones, pero estoy convencido de que estamos en el camino correcto. Hay un recambio importante, un equipo joven que se fue construyendo. Mire usted que Barcelona y Emelec tienen la misma base de jugadores de hace tres años. A esa base le sumaron refuerzos. Necesitamos tiempo para ser un mejor equipo. Hubo partidos buenos y otros no tanto. Queremos repetir los partidos buenos y mejorar el funcionamiento.

Este es el último año de la directiva que lo contrató. ¿Usted condiciona su continuidad a que los nuevos dirigentes sean afines a las ideas de la familia Paz?
Tengo dos años y medio de contrato, pero prefiero no hablar de ese tema para no generar polémica. No quiero hablar de escenarios, sino más bien de realidades cuando se concreten. Allí se evaluará y se verá qué hacemos.

¿Cómo ha vivido el equipo este año electoral? ¿Cómo hizo para desconectarlos de los problemas dirigenciales?
Siempre intentamos que no se pierda el foco, que nos concentremos en la parte deportiva. Cada quien aporta lo suyo. Nosotros estamos pensando en ganar sin jugar la final.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (4)