Con agua contaminada se riegan 7 500 hectáreas de cultivos
Los negocios y el temor conviven con dos cárceles en Quito
En Ecuador también hay voces que imploran por la eutanasia
Pérdidas millonarias en importaciones ficticias
Guillermo Lasso se apoya en siete consejeros
Guayaquil le brindó un fugaz adiós a Álex Quiñónez, …
China aprueba ley para reducir la presión de las tar…
Rusia se encierra ante máximos históricos de covid-19

Tengo la libertad de opinar y de decidir

La libertad es lo más preciado que tenemos los seres humanos. Con libertad podemos realizar cualquier actividad respetando las leyes y exigiendo nuestros derechos.

En mi trabajo, tanto en el Colegio Mejía como en la Federación Ecuatoriana de Fútbol, hago lo que considero que está bien para todos. En ambos sitios no tengo presión de ninguna índole y puedo expresar y decir lo que siento y tomar decisiones sin afectar a nada ni a nadie.

Si no pudiera expresarme libremente me sentiría mal. Pensaría que tendría que cumplir para satisfacer caprichos y voluntades de otras personas y no estaría bien.

Considero que si no tuviera libertad no podría vivir en paz ni hacer las cosas que ahora hago. No podría vivir con tranquilidad porque sentiría que me falta algo.

Amo mi libertad porque puedo opinar, transitar libremente, para mí es el tesoro más valioso de todos los seres humanos. Por eso, hay que cuidar y hacer que se respete la libertad a la que todos los seres humanos tenemos derecho. Sin libertad no hay nada.

Suplementos digitales