22 de diciembre de 2018 00:00

Los hermanos Juan Pablo y Kevin Ayala sobresalen en judo 

Juan Pablo y Kevin Ayala Menéndez exhiben orgullosos las medallas internacionales. Foto: Juan Pablo Ayala

Juan Pablo y Kevin Ayala Menéndez exhiben orgullosos las medallas internacionales. Foto: Juan Pablo Ayala

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Manuel Quizhpe
Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Juan Pablo y Kevin, de 17 y 14 años, son hijos del expesista y actual entrenador de levantamiento de pesas de Morona Santiago, Juan Ayala. Ellos se apartaron del deporte de su padre y se inclinaron por el judo después de probarse en gimnasia.

Los hermanos Ayala nacieron en Macas; mientras su progenitor es imbabureño y su madre, Mayra Menéndez, es guayasense. Ambos judocas sobresalieron este año en las categorías menores y juvenil, en competencias nacionales e internacionales.


Ellos, pese a sus agotadoras jornadas de entrenamientos, ayudan a su progenitora en un local de venta de comida en el Mercado Municipal de Macas, especialmente los domingos. El orgulloso padre cuenta que “no tienen problemas en limpiar las mesas, lavar los platos, servir la sopa o los secos. Saben hacer bolas de verde”.


Ayala, quien es adiestrador de levantamiento de pesas de Morona Santiago desde hace 18 años, define a sus hijos como tranquilos, disciplinados y con aspiraciones de subirse a un podio mundial u olímpico. “Ellos colaboran con su madre en el negocio porque les inspira, allí se alimentan”.


Kevin siempre siguió las huellas de su hermano mayor, quien se entrenó en gimnasia desde los cinco hasta los 11 años. A la edad de ocho años, en sus respectivas épocas, los dos fueron campeones nacionales de gimnasia en la modalidad de manos libres.

Juan Pablo también practicó halterofilia durante seis meses e incluso representó a su provincia en un Nacional Escolar de Levantamiento de Pesas, con sede en Gualaceo (Azuay). En ese torneo constató que su biotipo no era favorable para esa disciplina y entonces incursionó en el judo. Hasta tanto, Kevin seguía en gimnasia.


En su primer año como judoca no alcanzó medallas. Al siguiente año ya fue campeón nacional. Ese triunfo lo llevó al Panamericano de Menores en Argentina, en donde se estrenó con una presea de plata. El 2017 y 2018 también fue subcampeón panamericano en México y en Argentina, en la categoría prejuvenil.


Kevin, quien mientras era gimnasta ya se probaba el judogi de su hermano mayor y se entrenaba en su casa, se vinculó al judo a los 11 años. En la actualidad, entre otros éxitos, es vicecampeón panamericano de menores y subcampeón de los Juegos Sudamericanos Escolares, realizados recientemente en Perú.


Él, el martes pasado, fue premiado por la Federación Deportiva de Morona Santiago como el mejor deportista de la categoría menores del 2018. Juan Pablo, quien está concentrado en Guayaquil con la selección nacional, también fue reconocido entre los más destacados del año.

Juan Pablo y Kevin Ayala Menéndez exhiben orgullosos las medallas internacionales. Foto: Juan Pablo Ayala

Juan Pablo y Kevin Ayala Menéndez exhiben orgullosos las medallas internacionales. Foto: Juan Pablo Ayala

El cañarense Homero Campoverde, entrenador de los hermanos Ayala, los define como deportistas excepcionales, puesto que tienen el 100% de asistencia a los entrenamientos. “Son disciplinados, preocupados y cuentan con el apoyo incondicional de sus padres, que es fundamental”.


Con ellos, dice, puede planificar sin dubitaciones una competencia internacional porque sabe que sus padres harán hasta lo imposible para enviarlos, así no haya respaldo de las entidades deportivas.


Campoverde está convencido que la preparación como gimnastas les ayudó a fortalecer sus brazos y esa es una gran ventaja. A su criterio, ambos tienen un futuro promisorio. Casi tienen las mismas técnicas y el mismo somatotipo. “Cualquiera de ellos puede soñar con sobresalir en un mundial o en una olimpiada”.


Con el propósito de entrenarse a doble jornada, Juan Pablo estudia bajo el sistema semipresencial online, en el colegio Sultana del Oriente. Cada día tiene una hora de clases virtual. Las prácticas son de 07:00 a 10:30, y de 16:00 a 19:30.

El próximo año lectivo, Kevin seguirá el mismo camino. En la actualidad es alumno del décimo de básica del colegio Don Bosco. Él, por sus salidas internacionales, ha tenido problemas para igualarse las materias. Con motivo de los Juegos Sudamericanos de Menores permaneció casi un mes fuera de Macas. 


El 2019, Juan Pablo asciende a la categoría juvenil y Kevin se estrenará en la prejuvenil. Entre los principales certámenes están los panamericanos y sudamericanos, así como un Gran Prix en Perú.


Además, se hace las gestiones para que Juan Pablo pueda entrenarse durante un mes en Rusia. Él ya es parte del Plan de Alto Rendimiento de la Secretaría del Deporte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)