Gobierno colombiano modifica ley para que bloqueos n…
Países Bajos relaja mayoría restricciones, incluidas…
Canciller Mauricio Montalvo y el Embajador de EE.UU.…
Brasil roza las 500 000 muertes por la covid-19
Cuarta reunión del Consejo de Comercio e Inversiones…
Las lluvias continuarán hasta finales de junio en Qu…
210 trámites municipales se pueden realizar de forma…
Manta y Chone autorizaron el ingreso a los cementeri…

El Directorio de la FEF aceptó la renuncia del vocal Carlos Galarza

Carlos Galarza es uno de los seis vocales de la FEF suspendidos por la Conmebol. Foto Archivo El Comercio

Carlos Galarza es uno de los seis vocales de la FEF suspendidos por la Conmebol. Foto Archivo El Comercio

Carlos Galarza es uno de los seis vocales de la FEF suspendidos por la Conmebol. Foto Archivo El Comercio

El Directorio de la Federación Ecuatoriana de Fútbol aceptó la renuncia presentada por Carlos Galarza, a su puesto como vocal principal del organismo, durante la reunión que se llevó a cabo el 13 de abril de 2021. Jorge Barnuevo fue principalizado en su lugar.

En enero de 2021, el Congreso Ordinario de Fútbol solicitó -por mayoría absoluta- la renuncia de Galarza. El directivo estuvo suspendido 90 días por la Conmebol, luego de la disputa por la presidencia de la FEF, que se llevó a cabo entre el 2019 y 2020.

Galarza, junto a otros cinco miembros del directorio, modificaron el orden de los vocales del Directorio, para destituir de la presidencia a Francisco Egas y colocar en su lugar a Jaime Estrada. El tema llegó a la Conmebol, organismo que desestimó lo actuado y suspendió a los directores implicados, en agosto del 2020.

Amílcar Mantilla, Ángel Murillo, Vicente Mantilla y Édison Ugalde, los otros vocales sancionados por la Conmebol se sumaron a sus cargos tras cumplir con el periodo impuesto. Jaime Estrada, por su parte, fue suspendido dos años de las actividades inherentes al fútbol, según reveló Egas.

Según resalta el acta de la reunión del directorio de este 13 de abril, Galarza presentó su renuncia “irrevocable”, el pasado 17 de marzo y solicitó 18 días para finiquitar “temas administrativos”. Tras cumplir el tiempo se aceptó su dimisión.