29 de noviembre de 2018  11:21

Michael Arroyo reaccionó tras la suspensión por doping con alcance internacional

Michael Arroyo, ahora sancionado por dopaje, en un cotejo de Barcelona contra Emelec en abril del 2018. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Michael Arroyo, ahora sancionado por dopaje, en un cotejo de Barcelona Sporting Club contra Emelec en abril del 2018. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 14
Triste 3
Indiferente 40
Sorprendido 0
Contento 31
Redacción Guayaquil
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Comisión Disciplinaria de la Ecuafútbol recurrió al reglamento antidopaje de la FIFA para imponer la suspensión a Michael Arroyo, jugador de Barcelona Sporting Club. Con esto se ratificó que la sanción del jugador tiene alcances internacionales.

El deportista tendrá que cumplir con un año de paralización, en el que no podrá jugar ni entrenarse en ningún equipo del mundo, sea de primera, segunda o tercera categoría.

Galo Sánchez, presidente de la Comisión Disciplinaria, explicó que esta suspensión puede ser apelada, siempre y cuando el club o el deportista así lo decidan. Hasta el momento, los representantes del cuadro canario no se han manifestado respecto a esa posibilidad.


Desde el anuncio de los resultados de su examen, que se realizó el pasado 14 de octubre, el deportista no se volvió a entrenar con los amarillos. Coincidentemente Arroyo se lesionó y fue sometido a una operación en su rodilla.

El jugador subió un video a su cuenta de Instagram, en el que reaccionó tras conocer la sanción. “No voy a llorar a nadie, estoy firme, no le voy a correr a nadie. Que me iban a poner ocho años, me hubieran puesto 100. Lo único que me da rabia es que me impidan jugar al fútbol”, dice en las imágenes.


La sanción de un año se impuso con base al artículo 24 del reglamento antidopaje de la FIFA, en el numeral 1 literal C, que establece: “El doble del periodo de suspensión que se aplicaría a la segunda infracción de una norma antidopaje si se tratase como una primera infracción, sin tener en cuenta ninguna posible reducción”.

Arroyo estuvo suspendido seis meses en el 2007, luego de un resultado positivo en su examen de dopaje. En esa ocasión, la sanción inicial fue de dos años, pero se la redujo tiempo después y solo cumplió con el 25% de la pena.

En el artículo 187 del reglamento de la Comisión Disciplinaria se establece una sanción de por vida, en caso de reincidencia. Sin embargo, los dirigentes de la comitiva decidieron omitir ese artículo y se ampararon en el 191, que les permite recurrir a la reglamentación FIFA en casos de dopaje.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (15)