13 de octubre de 2018 00:00

14 extranjeros son suplentes en nueve clubes de la Serie A de Ecuador

El uruguayo Gastón Rodríguez (izq.), de Liga, y el uruguayo Richard Schunke (der.), de Independiente, en un partido. Foto: Archivo EL COMERCIO

El uruguayo Gastón Rodríguez (izq.), de Liga, y el uruguayo Richard Schunke (der.), de Independiente, en un partido. Foto: Archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 0
Redacción Deportes
(D)
deportes@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El uruguayo Gastón Rodríguez se resignó a quedarse en la banca de suplentes de Liga de Quito, esta temporada. “Acá, al que le toca jugar, lo hace de la mejor manera por el bien del equipo y no importa quién marca los goles”.

El mediapunta llegó en febrero por pedido de Pablo Repetto, pero el técnico lo mantiene en la suplencia. De 34 partidos posibles en el Campeonato, solo ha jugado seis desde el inicio.

El estratega, habitualmente, ordena su ingreso en los segundos tiempos. Así, el charrúa ha estado 1 077 minutos en la cancha, de 2 880 posibles.

Una situación parecida afrontan otros 13 foráneos de nueve clubes. Aucas tiene a más futbolistas en la banca: el colombiano Víctor Soto, el uruguayo Mario Rizotto y el argentino Ignacio Cacheiro. Solo el venezolano Enson Rodríguez es titular.

Pese a que acepta la suplencia, Rodríguez dice que la situación es complicada. “No es lo mismo entrar a la cancha cuando faltan 15 o 10 minutos que hacerlo desde el inicio. Cuando entras al final te cuesta acoplarte al ritmo del partido”.

El colombiano Cristian Martínez Borja, quien llegó para reemplazar a Hernán Barcos, también es suplente en la ‘U’.

Para Repetto “no es obligatorio” que un extranjero sea titular. “Tenemos que ver las necesidades del equipo. No pueden jugar todos”, recalca.

Los directivos admiten que buscan a futbolistas fuera del país para que fortalezcan el juego de sus planteles. Las cifras por la compra o préstamo de sus derechos deportivos forman parte del presupuesto anual y son reservados.

Los jugadores foráneos, al igual que los ecuatorianos, acuerdan una cifra anual por sus salarios. Por mes, pueden ganar desde USD 10 000. En otros casos, en conjuntos de mejores presupuestos, los sueldos pueden superar los USD 20 000. Estas son cifras proyectadas por los dirigentes en enero, cuando definieron los presupuestos.

14 extranjeros son suplentes en nueve clubes de la Serie A


Liga
invirtió USD 863 177 en sus extranjeros en el 2017, lo cual representó el 6,3% de sus gastos.

Para Esteban Paz, de la Comisión de Fútbol de LDU, la titularidad de un extranjero depende de factores como su adaptación. Destaca, por ejemplo, al argentino Hernán Pellerano, quien fue suplente durante los primeros seis meses y ahora es titular. El zaguero se ganó un espacio en el rol estelar por las lesiones de Andersson Ordóñez y el nacionalizado Horacio Salaberry.

La ‘banca’ puede agobiar a los foráneos. El argentino Maximiliano Barreiro se marchó del Independiente del Valle por conflictos con el entonces DT, Gabriel Schürrer.

También pueden perder la titularidad por cambios de entrenadores. Schürrer mantenía como titular fijo al defensor Richard Schunke, quien pasó a ser suplente con el español Ismael Rescalvo.

El entrenador ibérico prefiere al ecuatoriano Fernando León y al gaucho Juan Pablo Segovia como defensas centrales. Eso sí, expresa que todos sus dirigidos tienen condiciones para jugar.

Delfín Sporting Club es el club que más aprovecha a sus ‘internacionales’. El técnico Fabián Bustos incluye desde el inicio de los cotejos al paraguayo Williams Riveros y a los uruguayos Bruno Piñatares y Fernando Arismendi. Solo el argentino Hernán Hechalar se queda fuera del ‘11’ titular.

El estratega Paúl Vélez también incluye en sus ‘11’ estelares a los argentinos Javier Burrai, Alejandro Manchot y Pablo Burzio. Este último se ha quedado en la banca cuando el DT ha priorizado un esquema defensivo. El club ambateño es el líder del torneo.

Rodríguez concluye que la prioridad es que Liga gane la segunda etapa para proclamarse campeón sin una final, sin importar quien juegue.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (2)