10 de octubre de 2018 00:00

Las exfiguras que volvieron a El Nacional

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Álex Puruncajas
Redactor (D)
apuruncajas@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Su brillante calva contrasta con la frondosa cabellera que lucía en su época de futbolista. José Voltaire Villafuerte se ‘rapa’ a mate y se siente más cómodo con ese estilo.

Para evitar el sol que pega fuerte en el Complejo de El Nacional, en Tumbaco, se protege con una gorra y utiliza unas llamativas gafas con vidrios de color verde, durante los entrenamientos y en los partidos de las juveniles.

El ‘Cielo’ tiene 61 años y es uno de los técnicos que forma talentos para la ‘institución’. Con el ‘10’ en su espalda, fue una de las figuras del cuadro criollo que marcó una época en el fútbol ecuatoriano con un bitricampeonato (1976-1977-1978 y 1982-1983-1984).

Las buenas épocas, sin embargo, quedaron atrás. Desde el 2006, ‘El Nacho’ no alcanza un título nacional. “La crisis que atraviesa el club también llega a las formativas”, admite Villafuerte al recordar que el plantel ya no forma talentos para el exterior.

El esmeraldeño fue asistente técnico del plantel “de sus amores” en el 2004, junto a Carlos Sevilla. Volvió en el 2016 tras trabajar en Orellana, Cañar y Manabí. Era un ‘nómada’ hasta que retornó a Quito, donde ahora está asentado. “Hay chicos a los que se les puede formar para que el club tenga nuevos jugadores, pero para eso se necesita un proceso”, recalca.

Él está al pendiente de unos 30 jugadores de la categoría Sub 16. Con ellos, cuando el plantel juega fuera de la provincia, se sube a un bus para viajes de dos y siete horas. “Hay que levantar a estos chicos”, expresa Villafuerte.

Esos desplazamientos y los horarios de entrenamiento son coordinados por Orlando Narváez, quien fue su compañero en el ‘Bitri’.

De jugador a formador

Narváez, quiteño de 50 años, está al frente de las formativas del cuadro ‘rojo’ tras la salida de Sixto Vizuete, hace un mes.

En la Sub 14, en cambio, está Vinicio el ‘Torito’ Ron. Mientras que otro histórico, Perdomo Véliz Jare, coordina las escuelas de fútbol, donde también laboran Carlos Ron y Julio López.

Narváez ha pasado de ser entrenador de la Sub 12 hasta dirigir a la Primera del conjunto militar, al que considera su segundo hogar. Incluso, sus dos hijos (Diego, de 19 años; y Mauricio, de 20) forman parte de la categoría de la Reserva. Los tres suelen juntarse al mediodía en el Complejo de Tumbaco para retornar a casa.

Narváez no concibe su vida sin el ‘rojo’. Se vinculó al club por las escuelas de ‘baby fútbol’ hasta dar el salto a Primera, donde también fue parte del bitricampeonato. Primero fue suplente y luego titular fijo.

Por eso, sabe de memoria los detalles de los momentos exitosos de su plantel. “El Nacional ha tenido épocas distintas. Entonces, me parece injusto escoger a un equipo. El del primer tricampeonato fue de ensueño con Carlos Delgado, Miguel Pérez, Perdomo Véliz, Villafuerte, Marcelo Vicente Cabezas, Vinicio Ron, Wilson Nieves, Fabián Paz y Miño... El segundo tricampeonato tuvo a jóvenes y a experimentados con Wilson Armas, Maldonado, José Jacinto Vega...”.

Precisamente, en ese segundo tricampeonato fue donde Narváez se asentó como titular y llegó a la Selección hasta que se retiró en 1990.

En su paso por Primera, compartió camerinos con Villafuerte y los Ron. Así, hay confianza entre ellos para cumplir y sugerir tareas, horas de entrenamientos y viajes a las provincias.

“Después de haber jugado partidos bravos, ganar títulos y ahora estar acá, en el ocaso de nuestras vidas, hace que exista respeto y consideración entre nosotros”, dice Narváez, quien lleva un pito en el pecho, habitualmente.

Junto a Villafuerte se acuerda que los hinchas se impactaban al verlos saltar a la cancha. “Ante 40 000 personas, nos hacíamos respetar. Ir a definir un título en Ambato, por ejemplo, ante Barcelona es uno de los mejores recuerdos”.

Véliz Jare y El ‘Torito’ Ron con los más chicos

Narváez llegó a El Nacional cuando Véliz Jare cumplía su última temporada, en 1990. El exlateral aceleró su retiro, entonces, por una lesión de tobillo. Para cubrir su puesto, vino Flavio Perlaza, quien después fue fichado por Barcelona Sporting Club.

El manabita tiene 74 años y es conocido por su carácter firme en Tumbaco. En la última década ha estado vinculado constantemente al club rojo. Llegó a dirigirlo en Primera, en el 2010 y el 2012, aunque de forma interina.

Para Véliz sí existen condiciones para que los canteranos vuelvan a ser talentos de Selección. Considera que sí se pueden promover jugadores.

El ‘Torito’ Ron, de 64 años, en cambio, se vinculó a El Nacional recién en enero. Pese a que siempre fue identificado por su pasado con el cuadro militar, donde jugó entre 1972 y 1980, no había tenido opción de dirigir en el plantel.

Hasta antes de enero, el quiteño se dedicaba solo a su furgoneta, con la que realiza recorridos por la ciudad. Pero a inicios de año, le contaron que el club buscaba entrenadores para los juveniles. Entonces, habló con Tito Manjarrez, presidente del cuadro militar, y asumió la conducción de la Sub 14.

Él, al igual que sus excompañeros entrenadores, se reúnen los lunes por la tarde, en una sala del complejo El Sauce. Ahí, entre pizarras y cuadernos, elaboran los planes.

Quieren encontrar a los nuevos Luis Antonio Valencia y Christian Benítez (+), quienes se dieron a conocer en el club.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (0)