11 de enero de 2020 00:00

Damián Frascarelli, un líder de carácter para Aucas en la temporada 2020

Damián Frascarelli alista su defensa para intentar bloquear un lanzamiento de Janus Vivar, en el entrenamiento. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Damián Frascarelli alista su defensa para intentar bloquear un lanzamiento de Janus Vivar, en el entrenamiento. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Deportes
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Damián Frascarelli salió del oscuro pasillo que separa el camerino de la cancha del estadio Gonzalo Pozo Ripalda. Antes de hablar con los medios se giró e hizo una pregunta: “¿doy las entrevistas con el uniforme o me puedo cambiar?”.

Frascarelli se acerca al grupo de periodistas vestido con el uniforme de entrenamiento con los logos de Aucas. Caminó seguro e incluso se dio tiempo para ordenar las preguntas: “de a uno, por favor”, solicitó cuando se superponían las interrogantes.

El golero uruguayo-ecuatoriano, de 34 años, cumplió su primera semana como jugador de Aucas. Esta será su cuarta temporada en el fútbol ecuatoriano y la primera en un equipo de la Sierra. El año pasado pasó por Barcelona, equipo que, según su testimonio, le quedó debiendo dinero. Antes estuvo dos campañas en el Guayaquil City.

“Me voy adaptando bien a la altitud, tengo buenas sensaciones en estos días. Aún estoy conociendo a mis compañeros, pero veo un buen grupo, con muchas ambiciones y con retos importantes como la Copa Sudamericana”.
La vitrina internacional fue uno de los ganchos que el equipo utilizó para enlazar al experimentado arquero.

El cuerpo técnico de Aucas, liderado por Máximo Villafañe, buscaba un futbolista con recorrido para el puesto de golero. También, alguien que estimulase la competencia interna con Fernando Fernández, guardameta que lleva tres temporadas en el club y, además, que comparta sus enseñanzas con Johan Lara, el tercer arquero del equipo.

Entonces, apareció la carpeta de Frascarelli, quien además tiene la ventaja de no usar cupo de extranjero. “Él, como los demás jugadores que llegaron como refuerzos, tienen experiencia y su función principal, además de jugar bien, es sostener al grupo, llevarlo hacia adelante para obtener las metas del año”, sostiene el entrenador Villafañe.

“Está claro que mi objetivo es ser titular en el equipo. No quiero hablar de competencia interna, pero estoy convencido de que cada uno de los compañeros dará todo por quedarse con el puesto”.

El arquero posee un lema en el que basa su conducta: “Se puede andar bien o mal en la temporada, pero la actitud no es negociable: siempre hay que estar al 100 %”.

Desde los primeros entrenamientos, la voz del golero empezó a escucharse fuertemente en cada acción para ordenar a su defensa. Aún no llamaba por nombre a sus compañeros, pero gritaba continuamente “bieeen, bieeeen”, ante cada movimiento efectivo de su defensa en un ejercicio de definición realizado durante el entrenamiento.

El futbolista está solo en la capital. Su familia aún está en Guayaquil, a la espera de conseguir una casa en la capital para trasladarse. Sobre su pasado en Barcelona Sporting Club no quiere hablar mucho. Solo recordó la deuda que tiene el club y dijo que no dudará en tomar acciones para percibir dichos haberes.

Después, Frascarelli volvió al oscuro pasillo para cambiarse de ropa y salir rápidamente al norte de la ciudad. En la tarde había otra práctica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)