27 de agosto de 2019 00:00

El delantero manabita Carlos Garcés dedica sus goles a su hija Ainhoa

Carlos Garcés, capitán de Delfín, durante el entrenamiento del miércoles, en el complejo de Geranios, en Manta. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Carlos Garcés, capitán de Delfín, durante el entrenamiento del miércoles, en el complejo de Geranios, en Manta. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Ronald Ladines
Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El 2019 es el mejor año en la carrera de Carlos Garcés. En estos ocho meses, el deportista jugó su primera Copa América con la Selección nacional y además se convirtió en padre por primera vez, con la llegada de su hija Ainhoa Martina.

La bebé cumplirá su primer mes de nacida este 29 de agosto y, según el jugador, su llegada cambió por completo su vida. Está enamorado de la pequeña, le canta para dormir y le dedica sus goles.

Entre risas, Garcés cuenta que se enteró del embarazo de su esposa Vanessa Cobeña luego de una cena en diciembre del año pasado. Ella le dio una sorpresa, con una nota y unos escarpines, mientras él arreglaba su ropa de entrenamiento para el día siguiente.

Ese fin de semana le anotó un gol a El Nacional, en la victoria 5-1, y fue el primer tanto que le dedicó a su esposa e hija. Cuando Ainhoa nació, recibió la felicitación de todos sus compañeros y, a través de Twitter, el Delfín SC –su club- le dio la bienvenida a la niña.

La llegada de Ainhoa dio felicidad al hogar del manabita, que a finales del año pasado contrajo matrimonio, tras una relación de 10 años.

Un mes antes del nacimiento de la bebé, Garcés cumplió con el sueño de ser convocado para la Copa América con la Tri. El deportista formó parte de la nómina ecuatoriana en Brasil, donde actuó durante 21 minutos en el juego ante Chile.

Su convocatoria lo tomó por sorpresa, porque no formó parte de los partidos amistosos de la Selección. Cuenta que su primera conversación con el entonces entrenador, Hernán Darío Gómez, fue amena y lo llenó de confianza para afrontar la copa en Brasil.

Con el primero que habló sobre su llamado fue con Andrés Chicaiza, uno de sus mejores amigos en el fútbol. El actual mediocampista de Liga de Quito compartió equipo con él hasta el año pasado, en el equipo manabita.

“Ha sido un año muy bueno para mí, en lo personal y profesional. Estoy seguro que es el inicio de cosas mejores”, dijo el goleador del conjunto cetáceo, que en el 2017 ya disputó un partido con la Tri –también ante Chile- en la eliminatoria para el Mundial de Rusia 2018.

A sus 29 años vistió la camiseta de seis clubes nacionales y uno de la liga mexicana. Sin embargo, todavía no logró coronarse campeón en torneos de Primera categoría; quiere cumplir con ese objetivo este año, con los cetáceos.

En esta temporada Garcés suma 11 goles en 20 partidos disputados en la LigaPro, además del tanto que marcó en la Copa Ecuador y los dos que anotó en las primeras etapas de la Copa Libertadores. Se quedó con las ganas de ‘bautizarse’ en la selección.

El manabita lleva la cuenta exacta de los goles que marcó durante su carrera. Tiene en la mente el registro de cada club en el que militó; la cifra que más resalta son los 54 tantos que suma en el cuadro cetáceo, que lo convierten en el máximo arponero de la historia del club.

Es el capitán y líder del equipo manabita. El entrenador Fabián Bustos cuenta que Garcés toma el mando en las charlas de los jugadores en los camerinos, antes de los partidos o al final de las prácticas.

Su rendimiento despertó el interés de clubes del exterior. Peñarol intentó ficharlo en dos oportunidades, además de algunos clubes mexicanos que buscaron su regreso a la liga de ese país. Por desacuerdos económicos se mantuvo en el equipo manabita.

Está abierto a un posible traspaso a otro club, nacional o extranjero, pero evita entrar en detalles y por ahora se enfoca en conseguir su primer título con Delfín SC. Además de los clubes del exterior, Barcelona SC y el Club Sport Emelec se mostraron interesados en su fichaje.

En Delfín SC se siente cómodo pues nació en Manta, se inició en el fútbol en esa ciudad y ahí vive su familia. Sin embargo, no descarta la posibilidad de mudarse, en caso de recibir una buena propuesta de algún club nacional o extranjero.

Recuerda con cariño su paso por México. Residía en Cancún, y confiesa que esa localidad le gustó por su clima, ambiente y cercanía a la playa. Su esposa -entonces era su novia- lo acompañó durante su estancia en territorio azteca.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)