20 de mayo de 2019  00:00

Fernando Baldeón: ‘Antes se planificaba y ejecutaba mejor’

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 4
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Pablo Campos
Coordinador (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Nacional se debate en una crisis económica y deportiva. ¿Cómo entender este proceso? ¿Cómo llegó el equipo a esta situación?

Entender lo que está pasando es difícil. Antes se planificaba y ejecutaba mejor. Los planes deportivos eran reales, eran supervisados por las directivas y daban resultados. Muchas veces se menciona que el retiro del aporte de los militares perjudicó al equipo. Sí, fue así; pero faltó que las dirigencias encontraran nuevos caminos para financiarse. La hinchada también abandonó al club.

Cuando usted habla de una mejor planificación en el pasado, ¿a qué se refiere, concretamente?

En 1999, el general Edmundo Luna nos encargó un proyecto para reclutar a juveniles de élite. Él nos dijo: presenten un proyecto deportivo para darles todo el apoyo. La idea era tener a los mejores jugadores y así fue. De allí salieron Antonio Valencia, Jorge Guagua, Christian Lara, futbolistas que fueron la base de los títulos del 2005 y 2006, los últimos del club. Todos venían y se formaban aquí, porque querían. No había allí estas figuras incómodas de los representantes.

Usted es crítico de la presencia de los agentes de jugadores. ¿Cuánto afectó la mediación de ellos a la formación de nuevos talentos?

Volvamos al caso de ‘Toño’ Valencia. Él vino solo a El Nacional, le envió José Villafuerte, pero llegó porque quería quedarse. Se esforzó y lo logró. Lo que hacíamos antes era cumplir con los objetivos del equipo élite: solo los mejores debían quedarse. Después, con la presencia de agentes, de directivos que recomendaban jugadores, de técnicos que traían sus jugadores, dejamos de preparar a los mejores. Desechamos a los buenos y solo preparamos a los que eran representados por empresarios o que tienen tutela de directivos.

Formó parte del equipo del Bitricampeonato. Después logró títulos como entrenador de juveniles. Al mirar al actual equipo de El Nacional, ¿se siente representado por estos futbolistas?

No, la verdad. Este equipo no tiene nada que ver con las escuadras históricas del club. Las dificultades económicas hicieron que ahora se armen plantillas más modestas, pero no solo eso: antes, nosotros sentíamos a El Nacional, sentíamos la camiseta. Además, cuando íbamos a la cancha siempre intentábamos dar espectáculo y siento que eso la gente lo valoraba de forma muy positiva.

En El Nacional hay incertidumbre dirigencial, se menciona la posibilidad de inyecciones económicas, de salvavidas. ¿El equipo no está repitiendo la historia del ­Deportivo Quito?

Si no cambian las cosas, mi Nacional puede repetir la historia del Quito. Puede desaparecer. Me daría mucha pena, pero creo que aún se está a tiempo de cambiar el rumbo. Me parece que aún hay gente que quiere a El Nacional, que estaría dispuesta a colaborar. Debe haber gente en las mismas Fuerzas Armadas que aún pueda hacer algo por el club. Yo mismo, desde mi trinchera, si me pedirían volver para dar una mano y recuperar el trabajo que antes se hizo con juveniles, lo haría encantado.

Usted también ha cuestionado sobre las transferencias que hizo El Nacional en aquel último ciclo exitoso. Se vendió a Valencia, Lara, Guagua...

Mi pregunta es ¿qué se hizo con esos recursos? ¿Cómo se invirtió ese dinero? ¿Por qué no se reinvirtieron esos fondos en la misma formación de futbolistas?

Da la impresión de que el futbolista joven ya no quiere ir a El Nacional, sino a Independiente...

Es que el Independiente tiene un complejo extraordinario, profesores preparados, tiene toda la información de los jugadores en su sistema, tiene psicólogos, fisioterapeutas. Todas las ayudas que necesita un joven.

¿El próximo ‘Toño’ Valencia podría estar formándose allí y no en El Nacional, cantera histórica de talentos?

Sí, sin dudas. Valencia fue un chico que siempre trabajó, desde que llegó tenía claro lo que quería y ahora está en otro nivel. Ahora que terminó su contrato con el Manchester y que ha dicho que quiere jugar en El Nacional, yo le recomendaría que no lo haga, no es conveniente.

¿Por qué?

Porque no le conviene bajarse así de nivel. Me explico: él ha rendido al más alto nivel, entiendo que de aquí se irá a otro país y después intentará volver a El Nacional. Mi esposa me recomendaba que uno debe retirarse joven para que la gente mantenga en su imaginario el nivel que uno tenía. Si Antonio quiere apoyar a El Nacional que sea desde otros espacios: siendo mánager, talvez. Espero verlo y darle ese consejo.

¿Siente que la institución perdió hinchas?

No, la hinchada está ahí, siempre estuvo ahí llenando estadios, apoyando al equipo, cuando éramos un cuadro potente y que daba espectáculo. Yo creo que la gente volverá cuando el equipo pueda darle más.

Biografía.  

Fernando Baldeón nació el 25 de febrero de 1959, en Sangolquí.

Trayectoria.

Como futbolista debutó en D. Quito y luego pasó a El Nacional, en donde participó en la era gloriosa del bitricampeonato. Fue entrenador de juveniles del equipo y asistente técnico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (0)