30 de agosto de 2018 15:38

Ferrari siente que es hora de quebrar la maldición en Monza

El piloto alemán de Ferrari, Sebastian Vettel (izq.), y el piloto finlandés de Ferrari, Kimi Räikkönen, durante una conferencia de prensa en el circuito Autodromo Nazionale de Monza el 30 de agosto de 2018 antes del Gran Premio de Fórmula Uno italiano. AF

El piloto alemán de Ferrari, Sebastian Vettel (izq.), y el piloto finlandés de Ferrari, Kimi Räikkönen, durante una conferencia de prensa en el circuito Autodromo Nazionale de Monza el 30 de agosto de 2018 antes del Gran Premio de Fórmula Uno italiano. AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

¿Llegó la hora? Después de siete años de sequía, Ferrari buscará quebrar su maldición en Monza y lograr un triunfo en el Gran Premio de Fórmula 1 de Italia que impulse al alemán Sebastian Vettel en la lucha por el campeonato.

La última victoria de la escudería italiana en el ‘Templo de la Velocidad’ sucedió en 2010 y el artífice fue el español Fernando Alonso, actualmente en McLaren.

Vettel sí logró tres triunfos en Monza, aunque todos ellos fueron cuando competía para Red Bull. Ahora, tanto Vettel como Ferrari sienten que llegó el momento de darle una alegría a los ‘tifosi’ en una carrera que puede ser decisiva para el campeonato.

Por primera vez en la era híbrida, Ferrari cuenta esta temporada con el auto más potente de la grilla, pero ello todavía no se refleja en la clasificación. Disputadas 13 de las 21 carreras, el británico Lewis Hamilton lidera con 17 puntos de ventaja sobre Vettel.

El piloto de Mercedes AMG, sin embargo, deberá mostrar toda su habilidad para resistir los embates del alemán, que recuperó la semana pasada la sonrisa con su triunfo en el Gran Premio de Bélgica y ahora va por más. “Si vistes los colores adecuados, como es mi caso, la carrera de Monza es lo máximo”, dijo Vettel antes del Gran Premio más especial de la temporada para Ferrari. “No hay nada mejor”, afirmó.

Mercedes ganó las últimas cuatro pruebas en Monza, tres de ellas Hamilton. Las ‘flechas de plata’ lograron aprovechar su mayor potencia en un circuito que expone como pocos la velocidad de cada auto, un arma que ahora puede favorecer a la ‘Scuderia’. “Hemos demostrado que nuestro auto es más fuerte”, dijo el jefe de Ferrari, Maurizio Arrivabene, tras el éxito en Spa-Francorchamps.

El piloto de Ferrari, Sebastian Vettel, en la  pruebas clasificatorias de Spa-Francorchamps

El piloto de Ferrari, Sebastian Vettel, en la clasificación de Spa-Francorchamps. AFP

En Mercedes son conscientes de la velocidad de Ferrari, al punto de que deslizaron sus suspicacias sobre los secretos del equipo italiano. “Sabemos que en las últimas cuatro carreras han hecho cosas en el monoplaza que les ha permitido ser más veloces en las rectas”, dijo esta semana Hamilton. “Siempre que traemos una novedad, ellos vienen con una mejor”.

Menos diplomático en sus declaraciones fue Toto Wolff, el jefe de Mercedes. “Cuando no puedes encontrar una explicación al déficit, empiezas a tener pensamientos sucios”, dijo el austríaco, que sin embargo dijo confiar en los controles que realiza la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

El director de carrera de la Fórmula 1, Charlie Whiting, respondió a los comentarios y llamó a Mercedes a hacer su tarea. No parece, sin embargo, un trabajo sencillo el que tienen los ingenieros del equipo campeón. “Podemos ver los déficits. Sobre todo la velocidad en las curvas y la tracción. Así resumiría las principales debilidades en este momento”, dijo Wolff en Spa.

Pese a las dificultades de Mercedes, las últimas ocho carreras de la temporada prometen emoción y una lucha muy reñida entre Hamilton yVettel. Algunos errores del alemán y cierta fortuna permitieron a Hamilton ganar en Alemania y Hungría antes del receso.

Pero sin una mejora de su auto, le será difícil sostener el liderato. Para Ferrari, en tanto, asoma el desafío de escribir historia esta temporada. La última vez que la escudería ganó el campeonato de pilotos sucedió en 2007, gracias al finlandés Kimi Räikkönen. Qué mejor lugar que Monza para soñar con volver a reinar en la máxima categoría del motor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)