25 de septiembre de 2019 11:49

El complejo de Independiente es uno de los más completos de Sudamérica y hay siete canchas de fútbol reglamentarias

Una foto, desde el aire, permite apreciar la magnitud del terreno -más de ocho hectáreas- donde funcionan las formativas de los rayados.

Una foto, desde el aire, permite apreciar la magnitud del terreno -más de ocho hectáreas- donde funcionan las formativas de los rayados. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Deportes
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las paredes del Centro de Alto Rendimiento de Independiente del Valle, en Chillo Jijón (Sangolquí), están decoradas con fotos de futbolistas que pasaron por el club. También hay letreros con frases de motivación. Son más de ocho hectáreas de terreno donde Independiente levantó su laboratorio deportivo de futbolistas desde el 2008.

Una foto, desde el aire, permite apreciar la magnitud del terreno -más de ocho hectáreas- donde funcionan las formativas de los rayados. Allí, en siete canchas reglamentarias, día a día, se entrenan los futbolistas juveniles de las categorías Sub 12, 14, 16 y 18.

El complejo ha sido la casa de futbolistas como Alan Franco, Washington Corozo, Ángelo Preciado, Alejandro Cabeza, entre otros. Toda una promoción exitosa de jugadores que este miércoles 24 de septiembre estará en la cancha del Atahualpa buscando el pasaporte a la segunda final internacional del equipo. A las 19:30 jugará la revancha frente a Corinthians y saldrá con la ventaja del 2-0 logrado en la ida.

El modelo exitoso que aplica el equipo rayado llama la atención en el mundo. “Aquí tienen todo. Educación, vivienda, alimentación y la oportunidad de dedicarse a entrenar. Es uno de los complejos que tiene todas las facilidades para la preparación”, reconoció el propio entrenador de los rayados, el español Miguel Ángel Ramírez.

Desde que comenzó el proyecto de Independiente, los buenos resultados deportivos han permitido ir complementando obras y realizando mejoras en la infraestructura. En el complejo hay habitaciones cómodas para más de 100 futbolistas que se entrenan y se educan en el club. Hay un gimnasio completo y zona húmeda para el beneficio de los futbolistas. Además de la preparación deportiva, el proyecto pone énfasis en la preparación académica.

Los futbolistas juveniles tienen la obligación de estudiar, entrenar y jugar. En el lugar también hay facilidades como laboratorio de computación para que puedan complementar sus estudios.

Las oficinas administrativas del club también funcionan en el lugar. Para complementar el desarrollo y el crecimiento personal de los chicos hay el área de educación y el club cuenta con un sicólogo. Cada año, el club destina entre un 30 y 40% de su presupuesto (más de USD 1 millón) para la inversión en formativas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)