9 de octubre de 2019 00:00

Alejandro Cabeza, el goleador paciente que anhela más minutos

El delantero Alejandro Cabeza celebrando un gol en el estadio Atahualpa. El atacante lleva cuatro goles en Copa.

El delantero Alejandro Cabeza celebrando un gol en el estadio Atahualpa. El atacante lleva cuatro goles en Copa. Foto: API para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Deportes
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En Independiente del Valle, al delantero Alejandro Cabeza no se le conocen deslices, ni malos comportamientos. El delantero, oriundo de Esmeraldas, proviene de un hogar con raíces humildes y con un fervor especial por Jesucristo.

Sus progenitores acudían a la iglesia de los Testigos de Jehová en su ciudad natal y miraban con recelo el destino de su hijo como un futbolista.

Cabeza cuenta que sus padres le enseñaron a ser respetuoso con las personas mayores. A valorar el silencio y asimilar los consejos y las enseñanzas de los experimentados.

Por ello, cuando el miércoles 25 de septiembre recibió el balón de parte de su compañero Efrén Mera sabía exactamente qué hacer, porque así se había repasado una y otra vez.

Así le habían dibujado la jugada sus experimentados compañeros: definir de primera y a ras de piso: el grandulón arquero de Corinthians, Cassio, no podría frenar su lanzamiento al arco.

Y así fue: el ariete remató de primera. Sabía que tras el tiro de Mera, el delantero panameño Gabriel Torres amagaría con su cuerpo y se llevaría la marca de Gil, uno de los centrales del poderoso equipo brasileño y lo dejaría listo para definir el gol más importante de su equipo en esta temporada en el Atahualpa.

Fue el 2-2 ante el ‘Timao’ que le permitió a Independiente alcanzar la final de la Copa Sudamericana, su segunda definición continental, tras haber logrado la final de la Copa Libertadores, en el 2016. Final que la perdió ante el Atlético Nacional de Colombia.

“Debe ser uno de los goles más bonitos e importantes que anoté. Pero, más que el tanto, lo que me importa es que pudimos avanzar a la final. Sabíamos que ellos no podrían levantarse de ese tanto” , confiesa el goleador.

Lleva cuatro tantos en la Copa Sudamericana con al camiseta de los rayados y es el goleador del equipo en la exitosa campaña. Sin embargo, no es titular fijo en el equipo: en la Copa fue titular en cinco partidos y en otros cinco entró al cambio, como en el caso del duelo ante el Corinthians, en donde entró tres minutos antes de marcar la conquista.

“Es un delantero que nos ayuda a abrir espacios. Es joven, tiene fuerza y un gran futuro por delante”, reconoce el entrenador Miguel Ramírez.

Desde su ascenso al primer equipo, Cabeza ha tenido que desarrollar la paciencia bíblica de Job para poder ganarse un puesto. Este año, la lucha es con el panameño Torres, el colombiano Christian Dájome y el español Daniel Nieto.

El año pasado, en cambio, disputaba lugar con el atacante Stiven Plaza. “Independiente tiene buenos jugadores y hay que buscarse un espacio para destacar. Yo sigo trabajando para ganarme un puesto”.

Su principal motivación es su hija Dioselina, de un año. Cabeza, el delantero paciente, quiere celebrar el 9 de noviembre el título de la Copa con ella. Cree que es momento que Independiente puede levantar un título. Además, ella ha sido una motivación especial.

Desde el arranque de la Copa, Cabeza vivió una historia particular. Su pequeña hija escribió una historia particular entre el club y la Fundación de Damas Voluntarias y Albergue del Hospital de Niños Baca Ortiz de la capital.

Los rayados hicieron la donación de la taquilla recaudada en el partido contra Unión de Santa Fe de Argentina. Fue una muestra de agradecimiento del equipo para con el hospital por haber salvado a la niña.

La hija del futbolista nació con problemas respiratorios. Fue trasladada desde Esmeraldas hasta Quito y recibió la atención médica.

La pequeña Dioselina es una de las más mimadas en el plantel. Cuando asiste a los entrenamientos todos le abrazan y le dan cariño. Alejo, como también le dicen, sueña con ponerle la medalla a su hija.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)