19 de septiembre de 2018 22:38

Boca Juniors se acerca a semis de Libertadores con una buena victoria ante Cruzeiro

El jugador Dario Benedetto (izq.) de Boca Juniors disputa la pelota con Dede (der.) de Cruzeiro en los cuartos de final de la Copa Libertadores en el estadio La Bombonera de Buenos Aires. Foto: Juan Ignacio Roncoroni / EFE

El jugador Dario Benedetto (izq.) de Boca Juniors disputa la pelota con Dede (der.) de Cruzeiro en los cuartos de final de la Copa Libertadores en el estadio La Bombonera de Buenos Aires. Foto: Juan Ignacio Roncoroni / EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El argentino Boca Juniors derrotó al brasileño Cruzeiro por 2-0 (parcial 1-0) , en un duelo de ida por los cuartos de final de la Copa Libertadores 2018 jugado la noche del miércoles en La Bombonera de Buenos Aires.

Mauro Zárate (35) y Pablo Pérez (82) anotaron los goles para el triunfo de Boca, que llega con una buena ventaja para la revancha, mientras que Cruzeiro terminó el partido con diez jugadores por la expulsión de Dedé (75) , después de que el árbitro paraguayo Eber Aquino decidió esa sanción a instancias del VAR.

El desquite se disputará el 4 de octubre en el Mineirao de Belo Horizonte, y el ganador de esta serie se enfrentará en semifinales contra el vencedor de la llave entre el chileno Colo Colo y el brasileño Palmeiras.

Zárate muestra la ruta 
El local se vio apretado desde el arranque, cuando Thiago Neves estuvo a punto de anotar en un anticipo ofensivo, con un Cruzeiro que entró muy concentrado.

Le costó a Boca asumir el control en los primeros minutos, porque más allá de la vocación ofensiva de los auriazules, Cruzeiro le plantó resistencia en el mediocampo con un fuerte dispositivo de marca en cada sector para discutirle la posesión del balón y cortar los hilos creativos del local.

El local insistió y tuvo su primera aproximación con un remate apenas desviado de Darío Benedetto, pero también evidenciaba muchas imprecisiones y errores no forzados, en medio de un clima de ansiedad.

Boca necesitaba paciencia para trabajar cada jugada y habilidad para encontrar el cambio de ritmo que desacomodara a Cruzeiro, y encontró esas virtudes en el gol de apertura, que llegó luego de un tiro de esquina, en el que el auriazul buscó hasta que una combinación entre Pablo Pérez y Zárate dejó al delantero de cara a Fábio, al que venció con un remate cruzado.

De todos modos, al local le costaba tener la pelota y cada tanto se veía acosado por un Cruzeiro que se aproximaba en el amanecer del segundo tiempo, en una jugada en la que Thiago Neves picó habilitado a espaldas de los centrales, pero no pudo definir cuando estaba solo frente a Andrada.

Una “ayuda” del VAR
Enseguida, Robinho tuvo en sus pies la igualdad del “ Raposa ” al definir con calidad por sobre la salida de Andrada, pero Barrios, la figura de la noche, se arrojó con determinación para desviar el balón sobre la línea de sentencia.

Sin embargo, aun cuando llegaba con menos frecuencia, Boca se mostraba punzante en cada incursión, y Zárate tuvo el segundo en un remate cruzado y rasante que dio en la base del poste derecho.

El encuentro se encaminaba sin mayores incidentes hacia el final, hasta que, en un centro sobre el área de Boca, Dedé cabeceó sin intención en el rostro del arquero Andrada, que debió ser atendido durante varios minutos, ya que perdía bastante sangre por la boca.

En ese lapso, el árbitro Aquino se acercó a consultar el VAR y decidió mostrarle la tarjeta roja directa a Dedé, al considerar que hubo agresión del defensor brasileño sobre el '1' xeneize.

El 1-0 le quedaba corto a Boca con miras al desquite, pero a pocos minutos del final el local encontró el segundo tanto tranquilizador, cuando Edilson despejó corto y el balón quedó picando en la medialuna del área, donde Pablo Pérez se acomodó para vencer a Fábio con un potente remate que entró al lado del poste derecho.

Así, Boca consiguió un resultado valioso, que lo deja bien posicionado con miras a un desquite, pero no podrá descuidarse ante un rival peligroso, que lo acosó en su propio bastión durante varios minutos, y que buscará cobrarse desquite en Belo Horizonte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)